Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fomento asume por decreto la organización del trabajo de los controladores

Los controladores, en pie de guerraCuatro/CNN+
El Gobierno ha aprobado este viernes un real decreto, publicado ya en el BOE, con un conjunto de medidas urgentes para que AENA recupere la gestión del tráfico aéreo, que, entre otras disposiciones transitorias durante tres años, incrementa la jornada de los controladores de 1.200 a 1.750 horas anuales y les impide prejubilarse a los 52 años.

Esta es la respuesta del Ministerio de Fomento a la petición del administrador aeroportuario, que solicitó su intervención tras la ruptura de las negociaciones con los controladores el pasado martes.
Con el incremento de las horas de trabajo obligatorias, se elimina la jornada extendida por la que los controladores cobraban unas 600 horas anuales a un coste 2,65 veces superior al de la hora ordinaria. El decreto fija también que el número de horas extraordinarias no será superior a ochenta al año, de conformidad con lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores.
Teniendo en cuenta que hasta ahora estos profesionales obtenían unos 130.000 euros anuales por 1.200 horas ordinarias, al trabajar 1.750 su retribución se situaría en los 200.000 euros pretendidos por AENA.
Suspensión de la prejubilación a los 52 años
Al quedar, durante el plazo de tres años, suspendido el derecho a obtener la licencia especial retribuida, no se producirá ninguna nueva incorporación en estas condiciones, haya sido o no solicitada, que permiten a los controladores dejar de trabajar una vez cumplidos los 52 años de edad y continuar percibiendo el salario ordinario fijo hasta alcanzar la edad de jubilación, sin que dicho privilegio esté condicionado a las necesidades del servicio, ni sujeto a la conformidad del empleador.
Desplazamiento temporal
En referencia a la gestión del trabajo, desde la entrada en vigor de este real decreto-ley, y en tanto no se acuerde y publique un nuevo convenio colectivo, AENA queda facultada para acordar el desplazamiento temporal de sus trabajadores fuera del centro de trabajo siempre que ello fuera necesario para asegurar la seguridad y la continuidad en la prestación del servicio, por un periodo máximo de un año y sin perjuicio del derecho a la percepción de las indemnizaciones por causa del desplazamiento que procedan.
El decreto justifica esta forma de actuación en el hecho de que "la modificación del régimen jurídico vigente que se acomete, de ser conocido con anticipación, podría generar el efecto indeseado de provocar conductas que podrían poner en grave riesgo la eficacia de la reforma misma, dadas las capacidades de presión absolutamente exorbitantes adquiridas por los controladores aéreos a través de la negociación colectiva".
Respuesta de los controladores
Dicen que se confirma "la ausencia total de voluntad negociadora por parte de AENA"
La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) ha mostrado este viernes su "total rechazo ante el uso instrumental de mecanismos impositivos de modificación de forma unilateral" del convenio laboral del colectivo y anunció que "iniciará las acciones legales necesarias para defender la vigencia del marco legal en vigor".
En un comunicado, USCA apunta que esta decisión del Gobierno "viene a confirmar la ausencia total de voluntad negociadora por parte de AENA y del Ministerio de Fomento en los últimos meses".
Los controladores destacan "su compromiso firme de seguir prestando el servicio, así como el de retomar la negociación en el momento en el que este sindicato sea requerido para ello".
Según USCA, "el verdadero fin de AENA, como ahora se demuestra, era la imposición de un nuevo marco laboral a los controladores, despreciando así cualquier vía legal de negociación".
Asimismo, los controladores alertan del "grave precedente que una situación como ésta podría suponer para el marco jurídico laboral de los trabajadores de este país, y por ello espera que los sindicatos mayoritarios muestren su total rechazo a este tipo de actuaciones impositivas".