Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fin de semana crucial para Sócrates y Merkel

José SócratesReuters
Las cartas ya están echadas para los partidos políticos portugueses. La campaña electoral ha acabado y el domingo los ciudadanos decidirán quién será su próximo primer ministro. La batalla entre los socialistas, en el poder, y el principal partido de la oposición, el PSD de centro derecha, ha sido dura.
Aunque los primeros tienen las encuestas a favor con una ventaja de hasta ocho puntos, el elevado número de indecisos, un 37 por ciento, podrían inclinar la balanza para un lado o para otro, y decidir si los socialistas logran revalidar la mayoría absoluta.
El programa electoral
Ni socialistas ni socialdemócratas han explicado su programa electoral. Ambos se centraron en lograr que sus candidatos, José Sócrates y Manuela Ferreira Leite, respectivamente, inspirasen confianza a los electores.
Durante los 15 días de campaña, no se habló de desempleo, ni de políticas sociales, ni de educación, de economía o de fiscalidad. Es decir, no se habló de Portugal y de su futuro. La primera semana el protagonismo absoluto fue para España y el AVE entre Lisboa y Madrid. La segunda se centró en el escándalo de las supuestas escuchas al presidente de la República por parte del primer ministro.
El fantasma español

España se convirtió en protagonista inesperada de esta campaña gracias a Manuela Ferreira Leite. En el debate con el candidato socialista la líder del PSD criticó la construcción del tren de alta velocidad entre Lisboa y Madrid y lo hizo enarbolando un discurso antiespañol, insinuando que el AVE es un capricho español y afirmando que "Portugal no es una provincia de España". Aunque pareció olvidar que el acuerdo se alcanzó siendo ella ministra de Finanzas en el Gobierno de Durao Barroso.
Ese discurso antiespañol abrió la caja de los truenos y sacó del armario el viejo refrán que dice que "de España ni buen viento ni buen casamiento", lo que está por ver es si le ha dado votos.
La respuesta de Sócrates fue clara y contundente insistió en su apoyo al AVE, que unirá Lisboa con Madrid y Vigo en 2013, y consideró que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es su "mejor amigo" político.
En Alemania, Merkel cede
La Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel, sigue perdiendo apoyos de cara a las elecciones de este domingo, pero su principal rival, el Partido Social Demócrata (SPD) del ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, tampoco mejora, según el último sondeo publicado este viernes.
De acuerdo con el sondeo de Forsa para la RTL y el semanario 'Stern', la CDU y su facción hermana bávara, la Unión Cristiano Social (CSU), obtendrían el 33 por ciento de los votos, dos puntos menos que a principios de esta semana, mientras que su hipotético socio de coalición, el Partido Liberal Demócrata (FDP), ganaría un punto y se situaría en el 14 por ciento.
Por su parte, el SPD cede un punto, rompiendo así su tendencia al alza en los últimos días, y queda en el 25 por ciento, mientras que los Verdes, tradicional socio de coalición de los socialdemócratas, pierden un punto y se quedan en el 10 por ciento y el partido La Izquierda gana dos y les adelanta al situarse en el 12 por ciento.