Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Ordóñez: "La actual reacción a la crisis parece ir en el sentido adecuado"

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha insistido en que "es fundamental adoptar ahora reformas estructurales", tanto en el mercado laboral como en otros sectores productivos, para que España no se encuentre con "serias dificultades" para converger con los países desarrollados cuando escampe la crisis.
Sitúa la recuperación en 2010, aunque a su parecer, "haber mantenido unas cuentas públicas en 'números rojos' hasta 2004 y con modestos superávits desde entonces y hasta 2007" crea aún incertidumbre. Lo ha explicado durante su intervención en el IX Encuentro Financiero Internacional organizado por Caja Madrid y el diario El País.
Fernández Ordóñez ha advertido de que la crisis internacional incidió en la economía española "en un momento muy delicado", cuando se había iniciado el proceso de ajuste de los desequilibrios acumulados en una larga etapa de crecimiento, lo que ha provocado, entre otros efectos, "un extraordinario aumento del número de desempleados".
Por ello cree indispensable la reestructuración del mercado laboral y sector bancario. No obstante, el gobernador del instituto emisor español también ha destacado la necesidad de que no se olvide tomar las medidas correspondientes para recuperar el "imprescindible" equilibrio presupuestario en el medio plazo.
Recuperación en 2010, con cautela
Tras su intervención, Fernández Ordóñez ha recordado que el Banco de España sitúa la recuperación económica en España en torno a finales de este año y la primera mitad del próximo año, pero ha insistido en que "los rangos de incertidumbre son enormes".
A su parecer, el daño provocado por la crisis internacional ha sido bastante generalizado, y en España "podemos felicitarnos por haber tenido una supervisión y regulación bancaria bastante conservadoras".
En clave positiva, el gobernador del Banco de España considera que aunque son evidentes las consecuencias de muchos errores cometidos en el pasado por autoridades y gobiernos, "la actual reacción a la crisis por parte de todos parece que está yendo en el sentido adecuado". Por lo que cree que debemos ser más optimistas.
Economía sostenible
El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, ha sostenido durante su discurso en el encuentro financiero que el cambio de modelo no puede realizarse "reiniciando" la economía ni olvidando la crisis.
El cambio de modelo para Sebastián ha de pasar por "hacer más sostenibles" los sectores tradicionales, en vez de "sustituirlos" o "renunciar" a ellos. Así, el cambio obliga a "priorizar y arriesgar". El Gobierno sabe dónde hacerlo, pero sabe que no puede llegar solo, y necesita colaboración de todos, del Estado, de las comunidades autónomas y del sector público y del privado", ha afirmado el ministro.
Sebastián aboga por el sector energético, el turismo, el automóvil, el comercio internacional y las nuevas tecnologías de la información como las áreas más idóneas para este cambio. Además, ha recordado que el Ejecutivo prepara la Ley de Economía Sostenible, en la que se incluirán medidas "fiscales, presupuestarias y regulatorias para poner en marcha una economía más sostenible".
Concurso nuclear
Miguel Sebastián ha anunciado que después del verano saldrá el concurso para acoger el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares y ha asegurado que habrá "pelea" entre los aspirantes a albergarlo.
Por otro lado, el ministro ha calificado de "correcta" la interpretación de que la central de Santa María de Garoña dejará a funcionar a partir de 2013 tras una posible recarga en 2011. Sobre el plan de recolocación de los empleados de la central, ha recordado que el Gobierno se ha dado "tres meses" y que "lo más importante" es reubicar a los trabajadores directos.