Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Ordóñez: "La fase más aguda de la crisis en España ha pasado ya"

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha afirmado que el crédito al sector privado español tiene un ritmo de expansión cada vez más exiguo e incluso negativo y ha reconocido que ésta será, probablemente, la tónica en los próximos trimestres.
Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Senado, Fernández Ordóñez ha asegurado que las perspectivas de la recuperación económica en España continúan rodeadas de "gran incertidumbre", aunque algo más contenida, debido a los mejores datos de la economía mundial.
Además, señala que la recesión española tiene elementos comunes respecto a la de otros países, pero también otros específicos como el ajuste inmobiliario y la mala situación del mercado de trabajo.
En cualquier caso, ha subrayado que la fase más aguda de la crisis en España ha pasado ya, como lo muestra el hecho de que la actividad entre julio y septiembre, si bien continuó retrocediendo, lo hizo a una tasa del 0,3 por ciento intertrimestral, una caída más moderada que en los dos trimestres anteriores.
Fernández Ordóñez destaca que la fuerte contracción de la demanda está corrigiendo algunos desajustes, con la consecuente destrucción del tejido empresarial y del empleo, y aboga por reducir el déficit público y emprender reformas estructurales.
El gobernador ha incidido en que los precios de los servicios se han moderado sustancialmente y crecen a un ritmo inferior a los de la zona del euro y ha añadido que es importante preservar esa
Fernández Ordóñez afirma que los ajustes que se están produciendo en la economía española han conllevado un peaje excesivo en el aumento del desempleo y en el deterioro de las finanzas públicas.
Asimismo, califica de "buenísima" la instauración del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y añade que las disputas políticas cuestan dinero, lo mismo que la mala gestión.
Dice que las familias han recortado el consumo de forma más drástica de lo que apuntan algunos datos, lo que ha hecho que el ahorro alcance niveles históricos, por lo que augura que, si la incertidumbre se despeja, el consumo podría contribuir al impulso de la actividad.
La subida del IVA prevista para la segunda mitad del año que viene podría anticipar las decisiones de gasto para los primeros meses de 2010.
Según el gobernador del Banco de España, el promedio de actividad de 2010 podría registrar una caída moderada de la actividad por el efecto arrastre de 2009.
En el ámbito internacional, afirma que la recuperación es lenta y no exenta de incertidumbres, aunque subraya que las perspectivas ya empiezan a mejorar, una mejoría consecuencia de las medidas extraordinarias globales de impulso a la demanda y de apoyo al sistema financiero.
Para impulsar la recuperación económica, considera "importante" llevar a cabo una agenda "ambiciosa de reformas" para evitar que se materialice el riesgo de una "atonía económica elevada".
En su opinión, la política fiscal ha amortiguado el deterioro de la actividad, en tanto que el esfuerzo presupuestario en España ha sido "muy significativo y superior" al de países de su entorno.
Ante el "agotamiento" de cualquier margen adicional de la política presupuestaria, aboga por adoptar una estrategia de consolidación del gasto público "con transparencia", en la que también deberían participar las comunidades autónomas.
Dada la magnitud del desequilibrio presupuestario, ha pedido que se revisen algunas figuras impositivas, recurriendo a las menores distorsiones posibles y a la lucha contra el fraude fiscal.
Dentro de las reformas estructurales, destaca la del mercado laboral en materia de contratación y negociación colectiva, así como la educativa, la del patrón de crecimiento y las de los sectores inmobiliario y financiero.
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, afirma que las entidades españolas no están ocultando nada ya que las reglas de valoración del organismo regulador son "de las más estrictas del mundo".
En este sentido, en su intervención en la Comisión de Presupuestos del Senado ha admitido que en el sistema financiero español "hay problemas, pero no de ocultamiento", y ha subrayado que la situación del sector es "de las mejores del mundo".
Fernández Ordóñez ha explicado que la situación del sector español es mucho mejor que la del resto de países y eso "a veces genera la idea de que algo estarán haciendo, algo estarán escondiendo, pero no".
Por otro lado, el gobernador del Banco de España reclama a los senadores "las menores disputas políticas posibles" sobre el control de las cajas de ahorro, ya que "están costando dinero a los contribuyentes".