Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece el cooperante español Vicente Ferrer

El mundo despide este viernes a una de esas personas capaces de cambiar las cosas. De formación religiosa Vicente Ferrer llegó a la India como misionero jesuita en 1952. Allí, aunque había acudido para estudiar religión, acabó entregado a lo que el llamaba "El milagro de dar".
Y este 'milagro' le llevó a dedicar media vida a ayudar a los más desfavorecidos. Ferrer fallece dejando en su legado su lucha para mejorar las condiciones de vida de más de 2 millones de pobres. En Anantapur, donde le ha llegado la muerte a los 89 años de edad, el cooperante español llevaba más de 30 años dedicado a la construcción de escuelas, hospitales y viviendas para los más pobres. Allí tiene apadrinados a más de 135.000 niños y su programa de la mujer ha beneficiado a casi diez mil personas.
Su labor en la India
"El milagro de dar" con el que comenzó su labor era una versión casera de los hoy extendidos microcréditos. Ferrer ofrecía una pequeña ayuda económica y el asesoramiento técnico para obtener agua para los cultivos. Si al final cada campesino devolvía lo prestado (sin intereses), el milagro se iba extendiendo.
En ello trabajó entre 1952 y 1968 en la India, cuando la puesta en funcionamiento diferentes procedimientos de organización entre pequeñas cooperativas incomodó a los dirigentes del país que optaron por expulsarle. Esta decisión generó tal movimiento social que la propia Indira Gandhi, primera ministra del país, ordenó que le concedieran el visado.
A su regreso, junto a seis voluntarios, decidió instalarse en una de las regiones más pobres y áridas del país: Anantapur, donde la escasez de agua, la desertización y la falta de educación eran alarmantes. Poco después dejó de pertenecer a la Compañía de Jesús, y e casó con Anne Perry, una periodista inglesa fiel seguidora del misionero desde el conflicto de su expulsión.
Allí también tendría problemas con las autoridades locales, pero acudió a los tribunales contra el abuso de poder del que estaba siendo objeto y consiguió un fallo favorable que creó jurisprudencia. En 1996 creó la Fundación Vicente Ferrer para asegurar la continuidad económica del proyecto, que hoy cuenta con más de 155.000 colaboradores en España.
Murió rodeado de su familia
Vicente Ferrer ha muerto en su casa de Anantapur a causa del agravamiento de una serie de problemas respiratorios que padecía desde el pasado mes de marzo, cuando sufrió una embolia.
"Ha fallecido rodeado de su familia y sereno, como era su deseo" ha explicado l a portavoz de la fundación Vicente Ferrer, Blanca Romaña.
Durante su larga vida, Vicente Ferrer recibió diferentes reconocimientos a su trabajo, como el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia (1998), la Creu de Sant Jordi de la Generaliat de Catalunya (2000) o la Gran Cruz de la Orden Civil de la Solidaridad del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España (2002).