Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI insta a los Gobiernos a retirar los estímulos cuando descienda el paro

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, ha advertido de que las medidas de estímulo adoptadas para combatir la actual crisis económica deberían ser retiradas "sólo cuando la recuperación económica haya tenido lugar y el desempleo descienda".
En el marco de un evento celebrado en el Bundesbank, Strauss-Kahn ha hablado de una renovada estabilidad pero ha permanecido cauteloso sobre la recuperación económica global y ha defendido la necesidad de proseguir con la política de apoyo al sistema.
Mejora del mercado laboral
Aunque ha reconocido que la economía global parece estar emergiendo "de la peor crisis financiera y económica desde la posguerra", ha enfatizado sobre los riesgos de que la recuperación, que será lenta, no vaya acompañada de una mejora del mercado laboral.
"Estoy preocupado por los costes económicos y sociales de un elevado desempleo, que persistirá incluso cuando los mercados financieros y la producción se estabilicen", ha afirmado el director gerente de la institución.
Nuevas fuentes de crecimiento
Strauss-Kahn ha realizado también un diagnóstico de la situación económica y ha apuntado a nuevas fuentes de crecimiento. Del lado de la demanda, habló de "un reequilibrio global entre los países" que requiere sólidas acciones gubernamentales, incluyendo la fijación del sistema financiero en economías avanzadas y el impulso del consumo doméstico en el Asia emergente.
Por el lado del suministro, ha solicitado reformas para impulsar la productividad a través del incremento de la flexibilidad laboral y de la competitividad en los mercados de producto.
Con respecto a las políticas económicas, el director gerente del FMI ha subrayado la importancia de solucionar las preocupaciones sobre la sostenibilidad fiscal, una cuestión "de primer orden" que incluye el gasto por envejecimiento, que es "diez veces mayor" que los costes fiscales de la crisis.
Con respecto a la inflación, explicó que no prevé que constituya un problema "hasta que la recuperación esté firmemente en camino".
Riesgos de "complacencia"
Además, el responsable del FMI ha mostrado su preocupación por que la mejora de los mercados financieros "está conduciendo a la complacencia en el tratamiento de problemas pendientes y difíciles en el sistema bancario", por lo que urgió a los Gobiernos a permanecer vigilantes a la agenda de respuesta de la crisis, que incluye un diagnóstico de los sistemas bancarios y el lanzamiento de programas de gestión para hacer frente a los activos 'tóxicos' de la banca.