Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Eurogrupo y el FMI ponen a disposición de Grecia préstamos por valor de 30.000 millones

Primer rescate económico en la historia de la UECuatro/CNN+
Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro han acordado crear un fondo de ayuda a Grecia dotado con 30.000 millones de euros en préstamos bilaterales y cofinanciado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), según ha anunciado el presidente el Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.
El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha precisado, por su parte, que el tipo de interés que tendrán que pagar las autoridades griegas no estará "subsidiado" y será aproximadamente del 5 por ciento, algo más que el tipo actual que impone el FMI.
El detalle sobre los elementos de rescate a Grecia se ha adoptado este domingo durante una reunión del Eurogrupo celebrada mediante videoconferencia y con carácter de urgencia después de que los mercados siguieran mostrando sus dudas sobre la capacidad de Atenas para afrontar sus compromisos financieros haciendo subir el tipo de interés del bono griego a diez años a más del 7 por ciento el pasado jueves.
En todo caso, durante la reunión no se ha abordado la activación del citado mecanismo de rescate a Grecia sino los "términos y modalidades" a aplicar en el caso de que fuera necesario. Tampoco las autoridades helenas han pedido su puesta en marcha, según han resaltado Juncker y Rehn.
Préstamos bilaterales
Los Jefes de Estado y de Gobierno han acordado en la cumbre celebrada a finales de marzo en Bruselas el mecanismo de asistencia a Grecia que consistirá en préstamos bilaterales de los países de la eurozona y una contribución sustancial del Fondo Monetario Internacional (FMI).
La activación de este plan requiere, en primer lugar, una petición de Atenas, seguida de un informe de la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) y una aprobación unánime de los países del Eurogrupo.
Además, el pasado viernes, el Comité Económico y Financiero (CEF) de la Unión Europea cerró los detalles técnicos de dicho mecanismo de rescate y la CE ha asegurado estar preparada para poner en marcha el plan de rescate si el agravamiento de sus problemas para refinanciar su deuda lo hace necesario y Atenas lo solicita.