Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Esperanza Aguirre ultima una ley para dar más autoridad a los docentes

Más autoridad para los profesores. Es una demanda largamente reclamada por los docentes y es una de las claves de la nueva ley que prepara el Gobierno de Madrid.
Este martes, en el debate sobre el estado de la región, la presidenta madrileña Esperanza Aguirre ha expuesto todos los detalles.
La nueva ley otorgará a los docentes la condición de "autoridad pública", como los jueces o los inspectores de Sanidad. Tendrán, por tanto, presunción de veracidad y cualquier agresión contra ellos se considerará un delito de atentado.
El profesor estará respaldado por la fiscalía, que actuará de oficio ante una amenaza o una agresión. La nueva normativa dará mayor poder a los directores de los centros y mejorará los salarios de los jefes de estudio y de los secretarios.
La respuesta del ministro
Ángel Gabilondo, ministro de Educación, ha manifestado que le hubiera gustado que esta medida se encuadrara dentro del "pacto social y político por la educación" y se hubiera tenido en cuenta a "los padres y a las comunidades autónomas, que no fuera sólo una decisión política".
Gabilondo ha dicho que no descalifica la propuesta. Supone que "está llena de buenas intenciones" y que "debe hacerse con mucho cuidado" para ver cuáles son las competencias de la Comunidad. "Será muy interesante ver cómo conciben esa ley", ha concluido.