Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España logra reducir en un 8 por ciento sus emisiones de CO2

Emisiones de CO2 en EspañaReuters
Las emisiones de CO2 (dióxido de carbono), principales responsables del cambio climático, disminuyeron en España el pasado año un 8 por ciento respecto a 2007, según estimaciones del Gobierno.
La secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, ha adelantado esta estimación que supone que las emisiones estarían un 42 por ciento por encima de las de 1990 (año de referencia para el Protocolo de Kioto), frente al 52 por ciento del año 2007, aunque en 2012 España no deberá superar el 15 por ciento.
La secretaria de Estado ha subrayado que de confirmarse las estimaciones del 8 por ciento sería "la caída más importante" de las emisiones registrada en España. Este dato, según Ribera, "tiene mucho más que ver" con un cambio significativo en las pautas de nuestro consumo energético y el cambio en nuestro modelo de transporte, que con otros factores", por lo que ha insistido en desvincular la reducción de la crisis económica.
¿Por dónde reducimos?
En una rueda de prensa, Ribera ha hecho públicos los datos verificados de las emisiones del sector de generación eléctrica e industrial (que representan casi el 50 por ciento del Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero), que han bajado un 12,4 por ciento respecto a 2007, una reducción que ha calificado de "significativa".
El sector eléctrico, responsable de más del 50 por ciento de las emisiones de los sectores afectados, ha registrado una disminución del 16,1 por ciento respecto a 2007. Ribera ha calificado el dato de "extraordinariamente estimulante", ya que este sector ha sido capaz de reducir sus emisiones a pesar de haber aumentado su producción en un 1,1 por ciento.
La bajada del precio del carbón en los mercados internacionales y de la tonelada de CO2 permite "incentivar formas de generación (de energía) mucho más sostenibles desde el punto de vista del cambio climático".