Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España, Grecia y Portugal, parecidos pero no iguales

El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, ha admitido que España comparte "problemas comunes" con Portugal y Grecia, país, este último, cuya crisis presupuestaria ha multiplicado en los mercados las especulaciones sobre el riesgo de quiebra. Entre estos problemas comunes, Almunia ha citado la pérdida de competitividad, el elevado nivel de déficit y las necesidades de financiación exterior.
"Algunos miembros de la eurozona comparten algunos problemas comunes. Usted mencionó a Grecia, Portugal y España. Podemos añadir a otros países a este análisis", ha dicho Almunia al ser preguntado por si los problemas de Grecia podrían contagiarse a otros países como España o Portugal.
"Estas economías comparten algunos rasgos. Por ejemplo, en esos países se puede observar una permanente pérdida de competitividad desde que son miembros de la unión económica y monetaria, por ejemplo en términos de la evolución de los costes laborales unitarios", prosiguió el comisario.
Otro problema común que comparten Grecia, España y Portugal, según Almunia, es que los tres países "tienen considerables déficits públicos y en esos déficits hay algunos componentes cíclicos pero también hay componentes estructurales a los que hay que hacer frente".
Finalmente, el comisario de Asuntos Económicos señala que, además, "en el caso de Grecia y Portugal, más que en el caso de España, las necesidades de financiación exterior son bastante grandes, incluso en momentos en que el crecimiento del PIB es bajo".
Almunia ha señalado que estos "problemas estructurales están siendo abordados por las decisiones de política económica de esos países", pero aboga por reforzar también los poderes de la Comisión para vigilar las divergencias de competitividad entre los países de la eurozona y no sólo los desequilibrios fiscales.