Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enfrentamientos entre el Ejército y los 'camisas rojas' causan una decena de heridos en Tailandia

Alrededor de 450 soldados y policías habían levantado puestos de control en la autopista, que conduce al viejo aeropuerto internacional, en cumplimiento del estado de excepción decretado por las autoridades del país.
Esta mañana, algunos soldados dispararon al aire con pistolas y armas automáticas con el objetivo de cortar el paso a un convoy en el que participaban alrededor de 2.000 manifestantes. Desafiando el estado de excepción, los 'camisas rojas' -que reclaman elecciones anticipadas y la disolución del Parlamento- habían salido poco antes con furgonetas y motocicletas de sus campamentos instalados en el centro de Bangkok con el objetivo de participar en una "manifestación móvil".
Posteriormente, los 'camisas rojas' interrumpieron su marcha, en medio de un tráfico muy denso, cerca del viejo aeropuerto internacional de la capital y dieron marcha atrás cerca de un cruce. Las fuerzas de seguridad interrumpieron sus disparos y pasaron a controlar parte de la autopista. No obstante, un centenar de manifestantes se dirigieron a la cabeza del convoy y cargaron contra los soldados y los antidisturbios, que respondieron, en principio, con balas de goma, porras y escudos e intentaron dispersar a los 'camisas rojas' con disparos al aire. Los manifestantes dispararon piedras y balas metálicas con hondas. El enfrentamiento se produjo a unos ocho kilómetros del lugar en que se había detenido el convoy.
Posteriormente, los 'camisas rojas' interrumpieron su marcha, en medio de un tráfico muy denso, cerca del viejo aeropuerto internacional de la capital y dieron marcha atrás cerca de un cruce, pero en un primer momento se desconocía si se disponían a regresar a sus campamentos. Las fuerzas de seguridad interrumpieron sus disparos y tomaron a continuación el control de parte de la autopista. No obstante, decenas de manifestantes se dirigieron a la cabeza del convoy y cargaron contra los soldados y los antidisturbios, que respondieron, en principio, con palos y escudos e intentaron dispersar a los 'camisas rojas' con disparos al aire.