Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enfermera es condenada por fotografiar y grabar los genitales y el recto de 2 pacientes

Kristen Johnson, enfermera condenada por hacer fotografías de genitales de pacientescuatro.com

Una joven enfermera neoyorquina ha sido condenada a renunciar a su licencia y a tres años de libertad condicional por fotografiar, grabar y difundar los genitales y el recto de dos pacientes. Los hechos se produjeron en 2014 y fue arrestado el pasado año después de 9 meses de investigación.

Un juez del estado de Nueva York ha condenado a Kristen Johnson, de 27 años, a devolver su licencia de enfermera después de declarse cumplable de haber realizado fotografías y vídeos obscenos de pacientes hospitalizados. Según informa The Huffington Post, los hechos se produjeron en agosto de 2014 cuando la joven decidió fotografiar, en varios ocasiones, el pene y el recto de dos convalecientes.
Como señala la sentencia judicial, la ya exenfermera del Upstate University Hospital utilizó su iPhone para grabar los genitales de un hombre que se encontraba inconsciente. Además grabó el recto de una paciente aprovechando que una compañera la estaba realizando una limpieza de un coágulo de sangre gastrointestinal. Ambos archivos fueron rápidamente difundidos por la acusada.
Johnson fue detenida en mayo del 2015 después de nueve meses de investigación por parte de la Oficina del Fiscal del Condado de Onondaga. Liberada a los pocos días no ha sido hasta esta semana cuando se ha conocido la sentencia del juicio que ha copado páginas de numerosos medios estadounidenses.
En el litigio, celebrado el pasado noviembre, en un primer momento fue acusada de dos delitos leves de vigilancia ilegal y uno grave por difusión de archivos ilegales. Tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía y declararse culpable de los delitos, el cargo grave se redujo, por lo que finalmente sólo ha sido condenada por los dos delitos leves. De esta forma sortea la pena de cárcel, en cambio ha sido obligada a renuciar a su licencia de enfermera y estará tres años en libertad condicional