Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encuentran un deposito de armas de ETA en el sureste de Francia de reciente creación

Encuentran un deposito de armas de ETA en FranciaCuatro/CNN+
El 'zulo' hallado en el Departamento francés de Gard, entre Avignon y Nimes (cerca de la Costa Azul), era de reciente creación, según fuentes de la lucha antiterrorista que aseguran que dos presuntos miembros de ETA estaban trabajando en el lugar hasta que fueron sorprendidos por dos cazadores.
Según estas mismas fuentes fue al verse descubiertos, cuando los dos sospechosos se dieron a la fuga. Al acercarse al lugar los dos cazadores y ver el contenido del escondite, dieron parte a las autoridades.
Este zulo no estaba controlado por las fuerzas de seguridad y su hallazgo se produjo el mismo día en el que el diario 'Gara' publicaba un comunicado de los terroristas en el que concretaban que hace seis meses ya habían tomado la decisión de poner fin a sus acciones armadas ofensivas y en el que se mostraban dispuestos a estudiar con los mediadores internacionales los compromisos de la Declaración de Bruselas en la que se le solicita un alto el fuego permanente y verificable.
Fuentes de la lucha antiterrorista han recordado que la decisión de poner fin a las acciones armadas ofensivas, es decir la realización de atentados, no incluye este tipo de acciones de aprovisionamiento cuya responsabilidad recae sobre el 'aparato logístico' de la banda. Entre estas acciones también se encuentran el robo de vehículos o el cobro de la extorsión.
3 bidones y 29 armas cortas
En concreto, según las mismas fuentes, en el zulo había tres bidones de 100 litros de capacidad cada uno y en su interior se han encontrado 29 armas cortas procedentes del robo de Vauvert, perpetrado por ETA en octubre de 2006, en plena proceso de negociación con el Gobierno. En aquella acción fueron sustraídos unos 300 revólveres (en su mayoría de la marca Smith-Wesson del calibre 357 magnun) y unas 50 pistolas. Muchas de estas armas han ido siendo incautadas por medio de la desarticulación de zulos o en diversas detenciones de terroristas armados.
Además, en el escondite los terroristas guardaban cargadores, munición y gran cantidad de productos químicos. La investigación ha recaído en manos de la sección antiterrorista de la Fiscalía de París, del Servicio Regional de la Policía Judicial (SRPJ) de Montpellier y de la Subdirección Antiterrorista.
Cazadores alertaron a la gendarmería
Al parecer, varios cazadores alertaron a la gendarmería tras encontrar el depósito, en el que había varios bidones, cuyo contenido estudian los expertos de la policía judicial de la localidad de Montpellier y de la Subdirección Antiterrorista, con sede en París, que se encargan de la investigación.
Se trata del primer descubrimiento del que se tiene noticia desde que el pasado 17 de abril la Policía francesa y la Guardia Civil española encontraran dos zulos de ETA en los que la organización terrorista escondía explosivos, armas y material para fabricar artefactos.
Aquellos dos escondites fueron localizados en la zona de Montcresson, al este de Orleáns, y en la zona de Losse, al sur de Burdeos. Anteriormente, a principios de marzo, se halló otro escondite de armas supuestamente abandonado por ETA cerca de la localidad de Peyruss-Grande, al noreste de Pau (suroeste).
Desde junio de 2009 se han localizado una decena de escondrijos de la banda terrorista en territorio francés en los que se han incautado cerca de una tonelada de explosivos.
Último comunicado
La banda publicó el pasado fin de semana un nuevo comunicado en euskera en los diarios Gara y Berria centrado en su agradecimiento a los firmantes de la llamada declaración de Bruselas (mediadores internacionales) por su trabajo y mostrando su disposición a "estudiar juntos los pasos que necesita el proceso democrático, incluidos los compromisos que debe adoptar ETA".
Esta declaración de Bruselas le pedía un alto el fuego permanente y verificable, y una respuesta del Gobierno a ello. Fue firmada, entre otros, por la Fundación Nelson Mandela, los Nobel de la Paz Desmond Tutu, Frederik De Klerk, Mary Robinson y John Hume, además de Albert Reynolds, ex primer ministro de Irlanda, a los que ETA expresa su "respeto y agradecimiento".