Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército mexicano abate a 'Nacho' Coronel, uno de los máximos líderes del narcotráfico

El Gobierno mexicano ha confirmado jueves la muerte de Ignacio 'Nacho' Coronel, considerado uno de los máximos dirigentes del cártel de Sinaloa, en un enfrentamiento con efectivos del Ejército registrado en el estado de Jalisco, situado en el suroeste del país.
La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena, un organismo equiparable al Ministerio de Defensa en España) ha confirmado la muerte de Coronel, uno de los narcotraficantes más buscados del país y al que se le considera estrecho colaborador de Joaquín 'El Chapo' Guzmán, un 'narco' destacado en todo el mundo y que, según la revista 'Forbes', se encuentra entre las 1.000 personas más ricas del mundo.
"Durante la operación 'Nacho' Coronel intentó evadir la acción agrediendo al personal militar con arma de fuego, causando la muerte de un militar e hiriendo a otro más, por lo que al repeler la agresión falleció el referido capo", ha informado en rueda de prensa el subjefe de la Sedena, Edgar Ruiz.
150 militares y dos helicópteros
En torno a 150 militares apoyados por dos helicópteros localizaron tras varias horas de búsqueda al presunto narcotraficante en la localidad de Zapotan, situada en el centro de Jalisco, y lograron abatirlo.
Ruiz ha señalado que durante el operativo se detuvo a diez personas, entre los que se encuentra uno de los hombres de mayor confianza de Coronel, Irán Francisco Quiñónez, conocido como 'Cachas de Diamante'.
Un capo en ascenso
Las autoridades mexicanas consideran que Coronel era un capo en ascenso que en breve habría formado su propio cártel. De hecho, era uno de los máximos responsables del tráfico de metanfetaminas a Estados Unidos.
Hasta ahora el Gobierno mexicano ofrecía una recompensa de 2,3 millones de dólares para cualquiera que pudiera facilitar información que facilitara su captura.
Se da la circunstancia de que este operativo se ha realizado en Jalisco en un momento en que el presidente de México, Felipe Calderón, se encontraba de visita en la zona, por lo que las autoridades han reforzado las medidas de protección al mandatario.