Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Egipto mantiene el pulso al régimen de Mubarak

Protestas masivas en AlejandríaReuters
Cientos de miles de personas han tomado este viernes nuevamente las calles del centro de El Cairo con motivo de la celebración del llamado 'Día de la Partida', convocada por los movimientos de la oposición para exigir la inmediata dimisión del presidente Hosni Mubarak.
Hasta el momento, en medio de un fuerte cordón defensivo del Ejército, se han registrado pocos incidentes con los partidarios del mandatario.
La presencia masiva de manifestantes fue notoria desde primerísima hora del día, a pesar del toque de queda y de las agresiones cometidas entre el miércoles y la noche del jueves por los partidarios de Mubarak, que causaron al menos trece muertos.
Para poder acceder a la plaza, los manifestantes tuvieron que pasar numerosos controles militares y esperar varias horas de colas alrededor del perímetro defensivo instalado por el Ejército. Por el paso del puente de Qasr el Nil, el ritmo de acceso a la zona por los puestos de control militar fue de tres manifestantes por segundo. Aparte, las cadenas humanas creadas por los manifestantes efectuaron sus propios registros para evitar la entrada de provocadores próximos a Mubarak.
La visita del ministro de Defensa
Mientras se esperaba el comienzo de la manifestación, el ministro egipcio de Defensa, Mohamed Tantawi, se personó en la plaza junto a otros altos responsables militares y fue recibido por los manifestantes al grito de "Ejército y pueblo están unidos". Se trataba del primer alto responsable que visitaba el lugar desde que comenzaron las movilizaciones, el pasado 25 de enero.
Cristianos y musulmanes unidos
Las protestas propiamente dichas del 'Día de la Partida' comenzaron con un rezo masivo y simultáneo de centenares de miles de cristianos y musulmanes en la plaza de Tahrir. Durante el sermón islámico de la oración del viernes, los predicadores (los imanes) insistieron en que la revolución egipcia "no es religiosa" y "pertenece por igual a musulmanes y cristianos, hombres y mujeres".
Cuando concluyó la oración, los fieles empezaron a entonar lemas claramente alusivos al propósito de la marcha, como "Vete, vete, vete", "Game over" (en inglés) y "Hoy es el último día", y la plaza empezó a llenarse de miles de personas que cantaban el himno nacional, rezaban y enarbolaban banderas del país.
Las demandas de los manifestantes
Entretanto, según el diario 'Ahram', los manifestantes colgaron una pancarta gigante en uno de los edificios más altos de la plaza en la que enumeraban claramente sus demandas.
Entre estas demandas figuraban, además de la consabida dimisión de Mubarak, la disolución del Parlamento que, a su juicio, es el resultado de unas elecciones fraudulentas, la convocatoria de nuevas elecciones parlamentarias, cuyo resultado sea la formación de una nueva asamblea que enmiende la Constitución y prepare elecciones presidenciales, y la persecución y juicio de los "asesinos" de los manifestantes y de los implicados en casos de corrupción.
Otras manifestaciones solidarias
Además, se han registrado otras manifestaciones en el resto del país, con la participación de cientos de miles de personas, en ciudades como Alejandría (la segunda del país), Suez, Ismailia, Port Said, Mansura, Damanhur, Qalyubiya, Al Arish o Aswan.
De momento se han producido pocos incidentes, en todo caso mucho menos graves que los del miércoles. Varias personas resultaron heridas en las proximidades de la plaza Tahrir después de que varios partidarios de Hosni Mubarak lanzaran piedras contra los manifestantes, según informó la cadena Al Arabiya.
El Baradei pide a Mubarak que se marche "con dignidad"
Entre las personalidades reunidas en Tahrir se encontraba, un día más, el destacado dirigente opositor Mohamed El Baradei, quien declaró a la cadena Al Yazira que Hosni Mubarak ha "perdido su legitimidad" y pidió al presidente egipcio que escuchase "la voz del pueblo" y se fuese del poder "con dignidad".
Asimismo, propuso que, tras el derrocamiento del mandatario, se constituya un gobierno de coalición con la misión de convocar "elecciones libres" y negó que el país vaya a convertirse en una "teocracia" en manos de los Hermanos Musulmanes.
Por otra parte, el líder opositor egipcio Mohamed El Baradaei ha aclarado que no aspirará a la Presidencia de Egipto en las próximas elecciones y ha dicho que sólo quiere ser "un agente para el cambio", según una entrevista concedida al diario austriaco 'Der Standard'.
Una novedad importante ha sido la presencia del secretario general de la Liga Árabe, Amr Musa, quien recibió una cálida bienvenida de los manifestantes.
El 'comité de sabios' propone a Suleiman
Tras las protestas, el 'comité de sabios' que se ha formado esta semana a propuesta de los jóvenes que han liderado las protestas contra el presidente egipcio, Hosni Mubarak, se ha reunido este viernes con el vicepresidente, Omar Suleiman, y con el primer ministro, Ahmed Shafiq.
El comité ha propuesto a Suleiman que sea él quien asuma todos los poderes.
Los líderes europeos piden a Mubarak que cese la represión
Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han instado este viernes al cese de la represión de los manifestantes al pedir al Gobierno del presidente egipcio, Hosni Mubarak, que cumpla "las aspiraciones del pueblo egipcio a través de reformas políticas y no a través de la represión" y han defendido la necesidad de que comience ya la transición democrática en Egipto.
"Todas las partes deben mostrar contención y evitar más violencia y comenzar una transición ordenada para un Gobierno de amplia base. El Consejo Europeo subraya que este proceso de transición debe comenzar ahora", reclaman los líderes europeos en el texto conclusiones final que han adoptado este viernes tras debatir "el deterioro de la situación en Egipto" con "la máxima preocupación".