Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU anuncia la reducción del sueldo a los ejecutivos de las empresas intervenidas

Fritz Henderson en ShangáiReuters
La presidentadel comité del Congreso que supervisa las ayudas públicas al sector privado, Elizabeth Warren, ha confirmado la decisión de reducir el sueldo a los ejecutivos cuyas empresas han sido intervenidas por el Gobierno. La decisión, según Warren, es una manera de decir a los directivos que "tienen que entender que no pueden ir de fiesta como si fuera 2007 (antes de la crisis). Si van a recibir dinero a cambio de los contribuyente, eso significa el juego tiene que cambiar".
Es debido a esto, que el Gobierno de EEUU haya tomado la decisión de reducir a la mitad la remuneración de 175 empleados, los mejor pagados de General Motors, Chrysler, Chrysler Financial, GMAC, Bank of America, Citigroup y American Internacional Group.
Estas siete empresas han recibido cientos de miles de millones de dólares en fondos públicos para sobrellevar la crisis.
Medidas adoptadas por el Gobierno estadounidense
Respecto a esto, Warren ha afirmado que los sueldos de los directivos se reducirán un 90 por ciento de media, lo que dejará la mayoría de ellos por debajo de la línea del medio millón de dólares al año. Sin embargo, los ejecutivos recibirán parte del dinero que habrían obtenido como salario en forma de acciones que no podrán vender por cierto número de años. Además, el Gobierno limitará las ventajas añadidas de ser un alto ejecutivo como el uso de aviones de la compañía para uso personal, coches con coger o pertenencia a clubs exclusivos.
El objetivo final de esta medida es limitar el comportamiento de los altos ejecutivos, pues sus ingresos dependerán del capital de la empresa a medio y largo plazo, pues el Gobierno achaca parte de culpa de las crisis a apuestas arriesgadas llevadas a cabo por los directivos, que generaron altos beneficios a corto plazo, pero cargaron a las empresas con más deudas y préstamos de mala calidad.