Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU advierte a Irán de que contrarrestará su posible amenaza nuclear

Hillary ClintonCuatro
La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha asegurado que mantiene viva la posibilidad de entablar conversaciones con Irán, pero ha advertido que el refuerzo de su capacidad nuclear tendría consecuencias y no serviría para reforzar la defensa iraní en la medida en que Teherán piensa.
La secretaria de Estado estadounidense, que ha llegado este martes a la capital tailandesa, se ha desplazado este miércoles a la isla de Phuket, a unos 600 kilómetros al sur, para participar en foro de seguridad de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático junto a los jefes de la diplomacia de otros 25 países y la UE.
"Paraguas de defensa"
Clinton ha revelado que EEUU contribuiría a la creación de un "paraguas de defensa" en la región para contrarrestar la amenaza de Irán. "Mantenemos la puerta abierta a las conversaciones, pero también adoptaremos acciones, como ya he dicho en varias ocasiones, trabajando para reforzar la defensa de nuestros aliados en la región", ha asegurado en una entrevista para una televisión tailandesa.
La jefa de la Diplomacia estadounidense considera "justa" la posición de su Gobierno. Asimismo ha agregado que Irán no sería "más fuerte o más seguro" si no puede "intimidar o dominar" como cree.
La posibilidad de diálogo podría anularse
La semana pasada, Clinton anunció que EEUU está preparado para dialogar con Teherán, pero advirtió de que esta oferta no permanecerá sobre la mesa indefinidamente. El presidente estadounidense, Barack Obama, se ha propuesto un cambio de rumbo en las relaciones con la República Islámica y en marzo ofreció por primera vez echar borrón y cuenta nueva después de tres décadas de enfrentamientos.
Sin embargo, Teherán se resiste por el momento a suspender su programa atómico, lo que Washington sospecha que es una cortina de humo para fabricar armas nucleares.