Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU multará a BP por su responsabilidad en el vertido del golfo de México

BP, por su parte, ha insistido en que está haciendo todo lo posible para sellar el pozo del yacimiento que, según sus estimaciones, está derramando al mar una cantidad de crudo equivalente a 5.000 barriles diarios, lo que podría suponer el mayor derrame de petróleo de la historia de Estados Unidos. Además, BP ha informado de que a partir del miércoles utilizará una nueva técnica para tratar de tapar la fuga con una mezcla de barro y cemento, algo que nunca se ha hecho antes, pero sólo le da a esta estrategia entre un 60 y un 70 por ciento de posibilidades de éxito.
Tres secretarios del Gabinete del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, viajaron el pasado lunes a la costa del golfo de México para revisar los efectos de un vertido cuyas consecuencias podrían superar a las causadas por el Exxon Valdez en Alaska en 1989, considerado hasta ahora como el mayor desastre ecológico de la historia de Estados Unidos. Por ello, Jackson ha dicho que el Gobierno está completamente decidido a imponer sanciones contra BP. "Los daños potenciales de este caso son mucho mayores que los del Exxon Valdez", ha declarado Brent Coon, abogado de uno de los supervivientes a la explosión de la plataforma Deepwater Horizon el pasado 20 de abril. Según Coon, que ha participado en una conferencia sobre energía organizada por Reuters, las multas contra BP por su responsabilidad deberían ascender hasta los "cientos de miles de millones de dólares".
Grandes cantidades de crudo se sumergen ya en las frágiles marismas de Louisiana, amenazando a las especies de aves y peces que las habitan, pero también a las condiciones de vida de los habitantes de la zona. La industria de la pesca y del marisco mueve 2.400 millones de dólares al año en Louisiana y un total de 6.500 millones de dólares en toda la costa del Golfo, la segunda mayor zona pesquera del país, sólo por detrás de Alaska. Más de 300 aves han sido halladas muertas a lo largo de la costa como consecuencia de la marea negra que ha invadido el hábitat donde también viven especies de tortugas, delfines y ballenas.
Aunque los ciudadanos de las zonas afectadas comienzan a mostrarse desesperanzados, las autoridades tratan de aumentar la presión sobre BP. El responsable designado por el Gobierno para encargarse del desastre, el almirante Thad Allen, del servicio de la Guardia Costera, ha insistido en la idea de dejar de lado a la petrolera si seguía sin realizar los esfuerzos necesarios para contener el vertido. BP ha afirmado que invertirá durante los próximos diez años un total de 500 millones de dólares (unos 403 millones de euros) en investigar los efectos sobre la economía y el medio ambiente de la marea negra que afecta al golfo de México. La compañía comenzará a inyectar el miércoles una serie de productos sintéticos con los que, a modo de cemento, espera sellar el pozo del yacimiento.
Zonas de "desastre pesquero"
Asimismo, el Gobierno estadounidense ha declarado como zonas de "desastre pesquero" los estados de Louisiana, Mississippi y Alabama debido al vertido de crudo. El secretario de Comercio norteamericano, Gary Locke, ha afirmado en un comunicado que tras el desastre ecológico el Gobierno federal movilizará todos los fondos necesarios para asistir a los pescadores y a las comunidades que así lo necesiten. "Hemos tomado esta decisión por el potencial perjuicio económico que el vertido puede provocar a los pescadores, sus comunidades y a toda la industria pesquera", ha señalado Locke en el comunicado.
Sólo en Louisiana la industria del marisco mueve 2.400 millones de dólares al año, cubre el 40 por ciento de la demanda del país de este producto y emplea a 27.000 personas. Por otro lado, en el comunicado no se detallaba la cuantía de los fondos ni cuándo serían entregados. Cerca de 5.000 barriles de petróleos diarios se han vertido al mar desde la explosión de la plataforma, a finales del pasado mes de abril.