Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dudas sobre la legitimidad de Karzai

El río revuelto electoral afgano ha acabado en ganancia para Hamid Karzai. La Comisión Electoral Independiente (CEI) ha decidido anular la segunda vuelta de las presidenciales y declarar la victoria del mandatario después de que su único rival, el ex ministro de Asuntos Exteriores Abdulá Abdulá, prefiriera retirar su candidatura antes que arriesgarse a un nuevo fraude electoral.
Con esta decisión, Karzai seguirá gobernando en Afganistán, pero será un presidente débil y con una fuerte crisis de legitimidad que, a medio plazo, podría favorecer a Abdulá Abdulá. Entretanto, Estados Unidos ha felicitado a Karzai "por su victoria en estas históricas elecciones".
Fuentes diplomáticas occidentales creen que, pese al fracaso de las recientes negociaciones para un acuerdo de gobierno, Karzai se va a ver finalmente obligado a otorgar algunos cargos relevantes en el futuro ejecutivo a los seguidores de Abdulá, a fin de obtener cierta imagen de representatividad.
"Karzai ha perdido legitimidad, es un presidente muy débil y no podrá gobernar sin algún tipo de acercamiento a Abdulá", ha declarado Haroun Mir, analista político. "La pelota está en el tejado de Abdulá en estos momentos", ha añadido.
Karzai ya ha asegurado al primer ministro británico, Gordon Brown, que está preparando un "manifiesto de unidad nacional" que atraiga a las diversas facciones étnicas y políticas.
Apoyo de EEUU
En todo caso, Karzai seguirá contando con un apoyo fundamental para su permanencia en el poder. La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha asegurado que la legitimidad de Karzai se mantendrá intacta, porque retiradas como las de Abdulá "se producen también en Estados Unidos".
La Casa Blanca también ha declarado que la marcha del candidato opositor no cambiará "sustancialmente" la situación. El Gobierno de Estados Unidos ha celebrado la decisión de la CEI y ha felicitado al "presidente Karzai por su victoria en estas históricas elecciones".
En la misma línea, el ministerio ruso de Asuntos Exteriores ha acogido "con satisfacción el fin del proceso electoral en Afganistán y la elección de Hamid Karzai como presidente del país, hecho que allana el camino para la formación de un nuevo Gobierno nacional que se encargará de restaurar la economía nacional".