Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diferencias en el PSOE sobre la central de Garoña

El debate sobre la energía nuclear está cada vez más en boca de los políticos españoles. Todos coinciden en la necesidad de apostar por un modelo energético que incluya o excluya de forma clara la energía proveniente de las centrales, sin embargo muy pocos 'se mojan'. Pero esta situación podría tener su punto de inflexión el próximo 5 de julio, fecha en la que vence el permiso de funcionamiento de la central nuclear de Garoña.
El miedo a tomar un posicionamiento claro, o la ausencia de una posición definida fruto del estudio de los pros y los contras lleva a contradicciones como la que se produce en el PSOE. La Fundación Ideas, creada recientemente por Zapatero y encabezada por el ex ministro Jesús Caldera, apuesta en su informe sobre el 'Nuevo modelo energético para España' por cerrar la central burgalesa. No obstante el PSOE votó ayer en contra de una resolución de IU que proponía dicho cierre.
Los grupos parlamentarios del PSOE, PP y CiU votaron en el Pleno del Congreso en contra de la resolución de IU-ICV en la que se solicitaba al Gobierno que no prorrogara el permiso de funcionamiento de la central nuclear de Garoña. La propuesta sólo fue apoyada por el PNV y el BNG, además de ERC-IU-ICV.
Las energías renovables, ¿capaces de abastecernos?

La Fundación Ideas se muestra, en su informe, convencida de que España podría producir energía al cien por cien renovable en el año 2050, con una inversión de medio billón de euros. En el informe se considera que el cierre de la central es "perfectamente posible" y "no genera ningún problema" de falta de abastecimiento en la región.
Según ha explicado Caldera, un proyecto energético progresista sólo puede basarse en la producción renovable, mientras que la producción nuclear plantea problemas de seguridad, sostenibilidad y viabilidad económica. Además, Caldera apunta que según sus estimaciones, el desarrollo de este sector supondrá además la creación de entre 300.000 y 1.200.000 empleos y permitiría a España "acceder a un mercado potencial de 8 millones de euros".
Garoña sí, Garoña no
La central nuclear de Santa María de Garoña, situada en la provincia Burgos, fue construida en 1970 y es la central nuclear en activo más antigua de España. El Gobierno, previo informe del Consejo de Seguridad Nuclear, debe tomar antes del verano una decisión sobre si prorroga su vigencia o la cierra la instalación. El programa electoral del PSOE se comprometía al cierre de las centrales nucleares al final de su vida útil.
Sin embargo el debate sigue abierto. La presidenta del Foro de la Industria Nuclear Española, ha afirmado que "es absolutamente imprescindible mantener los reactores nucleares en operación" y ha apostado por el binomio nucleares-renovables para reducir las emisiones de CO2, afrontar la creciente demanda de electricidad e "independizarnos de los combustibles fósiles". María Teresa Domínguez considera que "si se eliminan centrales nucleares, nos vamos a dar el golpe y vamos a meter a la sociedad en un problema".