Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen al director general de la empresa responsable del vertido del lodo tóxico en Hungría

Trabajo contrarreloj en HungríaReuters
La Policía húngara ha detenido por 72 horas a Zoltan Bakonyi, director general de MAL Zrt, la empresa productora de aluminio cuya balsa de contención de residuos desencadenó hace una semana un vertido tóxico de lodo rojo en el oeste de Hungría, según ha informado la portavoz del Gobierno, Anna Nagy.
Poco antes, el primer ministro, Viktor Orban, ha anunciado ante el Parlamento que el Estado se va a hacer con el control de la empresa en tanto no se hayan cumplido los cuatro grandes objetivos del Gobierno: indemnizar a los afectados por el vertido, preservar los puestos de trabajo en la planta de aluminio, pedir cuentas a los responsables del desastre e identificar otras instalaciones industriales potencialmente peligrosas.
Trabajo contrarreloj
Mientras tanto, el Ejecutivo magyar espera finalizar para este martes la presa de emergencia para impedir nuevas fugas en la balsa de contención de residuos tóxicos que hace una semana causó un vertido de lodo rojo en el oeste de Hungría.
"Esperamos que la presa está terminada mañana", ha declarado este lunes Peter Szijjarto, portavoz del primer ministro, a la cadena de televisión privada TV2. "Están trabajando 4.000 personas y 300 máquinas en el lugar, hacemos todo lo posible para evitar otra tragedia", ha añadido.
Alrededor de un millón de metros cúbicos de lodo rojo, un subproducto derivado de la producción de aluminio, se escaparon el pasado lunes de una balsa de contención de una fábrica de alúmina en el oeste del país.
El vertido afectó a varias aldeas y, hasta la fecha, ha causado siete muertos, un desaparecido y 123 heridos y ha contaminado a varios ríos, incluido un brazo del Danubio.