Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos dos proxenetas por explotar y abusar de una menor en Barcelona

Prostitución en la calleReuters
Según han informado ambos cuerpos policiales, la menor, de origen rumano, sufrió un periplo de explotación que la llevó primero a Roma y después a Barcelona, donde le obligaron a ejercer la prostitución más de 12 horas al día en un piso del barrio del Raval bajo amenazas, coacciones y palizas por parte de los dos detenidos.
En la operación también ha sido arrestada la madre de uno de los dos supuestos proxenetas, por su supuesta participación en los hechos.
La menor de 15 años fue captada en Rumanía por un matrimonio de su misma nacionalidad, que le prometió un trabajo para cuidar a un bebé, por lo que su desaparición no había sido denunciada por sus familiares en su país de origen, donde estaba bajo la tutela de una trabajadora social.
De Italia a Barcelona
En un primer momento fue trasladada a Italia, donde era obligada a prostituirse en la vía pública cerca de Roma. En la capital italiana, los proxenetas le proporcionaban tan sólo una comida al día y la obligaban a recibir duchas de agua fría.
Los dos miembros de la red de proxenetas ahora detenidos la llevaron posteriormente en barco hasta Barcelona, y de la capital catalana hasta Gallur (Zaragoza), donde permaneció durante un mes en casa de los padres de uno de los arrestados. En esta población zaragozana, la joven fue sometida a repetidas agresiones sexuales, vejaciones, coacciones, amenazas y palizas.
Más de doce horas al día

Cuando la chica fue trasladada a Barcelona, los proxenetas alquilaron una habitación en un piso del Raval, donde la explotaban sexualmente durante más de doce horas al día, sometiéndola a todo tipo de amenazas.
Tras ser liberada, la menor ha sido puesta a disposición de la Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia (DGAIA), con el acuerdo de la Fiscalía de Menores.