Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos dos presuntos etarras con una furgoneta cargada de explosivos

Dos supuestos miembros de la banda terrorista ETA han sido detenidos en Portugal cuando huían de la Guardia Civil tras ser interceptada la furgoneta que dirigían cargada con explosivos en Bermillo de Sayago (Zamora), ha confirmado la subdelegada del Gobierno en la provincia, Pilar de la Higuera. Al parecer, el material explosivo no estaba listo para estallar de forma inmediata.
Las detenciones se han producido en Portugal, después de que la Guardia Civil parase el vehículo en un control de las Fuerzas de Seguridad a la altura de Bermillo de Sayago, momento en el que el conductor del vehículo ha escapado en el coche patrulla de los agentes en dirección a Fermoselle, localidad situada junto a la frontera con el país luso.
Uno de los detenidos es el conductor de la furgoneta cargada con los explosivos, mientras que la otra persona arrestada es la conductora del coche lanzadera que guiaba a la furgoneta interceptada, ambos vehículos con matrícula de Francia. Después de que los agentes pararan la furgoneta cargada con explosivos, las Fuerzas de Seguridad han ordenado el desalojo de las viviendas más próximas al lugar en el que se localizó el vehículo como medida preventiva, ha precisado De la Higuera.
Ya son cuatro
Asimismo, otros dos miembros de ETA han sido detenidos en Francia en la región de Clermont Ferrand cuando se dirigían a un zulo que estaba controlado por la Guardia Civil, han informado fuentes de la lucha antiterrorista. Se trata de Iñaki Iribarren Galbete y Eider Uruburu Zabaleta.
Las mismas fuentes han precisado que la detención se ha producido en el marco de una operación dirigida por la Guardia Civil y que los dos presuntos terroristas iban armados en el momento de su arresto en una zona en el monte de la citada localidad gala.
Otras fuentes cercanas a la operación han añadido que el escondite de la banda al que se dirigían apenas contaba con 3.000 euros y que, desde hacía meses, estaba controlado por el Instituto Armado.