Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido un hombre en Elche por descuartizar a su mujer

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido este lunes a un hombre por su presunta relación con el hallazgo ayer de los restos humanos de una mujer. En concreto, dos personas que estaban buscando chatarra en un contenedor de basura de la ciudad de Elche, en Alicante, descubrieron una pierna que parece ser de mujer.
Las dos personas que encontraron los restos avisaron a la Policía que acordonó la zona y se llevó dos contenedores de basura para investigar su contenido. Además, los agentes realizaron la búsqueda de otros posibles miembros de la mujer en contenedores cercanos.
La Policía ha abierto una investigación para tratar de determinar si los restos mortales hallados pudieran corresponder a la mujer con la que el detenido convivía en una vivienda de la ciudad alicantina, y así aclarar también las circunstancias que rodearon la muerte de la víctima.
El Delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta, ha asegurado que "cabe pensar" que la muerte de la mujer haya sido consecuencia de un "supuesto" caso de "violencia de género".
Lo reconoce
El hombre detenido reconoció los hechos durante el interrogatorio policial, según ha informado en un comunicado la Comisaría Provincial de Alicante, quien ha precisado que la fallecida había presentado denuncias por malos tratos contra anteriores parejas, pero no contra el detenido, que era su compañero actualmente.

El detenido, identificado como M.G.F., español de 49 años, con antecedentes policiales anteriores, fue localizado por los agentes en las inmediaciones de la casa de la víctima y fue detenido por su presunta relación con los hechos, después de que diera explicaciones incoherentes a la Policía. Durante la declaración, reconoció que había cometido los hechos y dirigió a los agentes a otro contenedor, donde había arrojado los demás restos de su pareja.