Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubren una nueva vía que regula las metástasis del cáncer de próstata

Investigadores de la Universidad de Adelaida (Australia) han liderado un estudio internacional que ha descubierto una nueva vía molecular que regula la formación de metástasis del cáncer de próstata en otras partes del cuerpo, que a su vez también puede servir para identificar a aquellos pacientes en los que el tumor va a ser más agresivo.
"El cáncer de próstata sólo mata a los hombres después de haberse propagado o hacer metástasis", según ha reconocido Luke Selth, investigador principal de este trabajo, convencido de que su hallazgo también permita acelerar el tratamiento en determinados pacientes.
En concreto, han identificado un microRNA específico (un tipo de molécula involucrada en la regulación del nivel y la actividad de genes) llamado miR-194 que promueve la metástasis del cáncer mediante la inhibición de una proteína clave llamada SOCS2, que puede suprimir la propagación de las células tumorales.
"En un trabajo anterior, hemos encontrado que un alto nivel de miR-194 en la sangre de un paciente se asoció con una rápida recaída de cáncer de próstata después de que se le extirpara el tumor", ha reconocido Selth, que en este nuevo trabajo ha visto cómo este proceso destapa una vía completamente nueva que regula la metástasis del cáncer de próstata.
Su hallazgo, según señala, podría llevar a partir de ahora a medir los niveles de este microARN en sangre en el momento del diagnóstico de cara a conocer el riesgo de metástasis, ya que los pacientes con más niveles podrían recibir un tratamiento más agresivo para reducir la posibilidad de que el cáncer se propague a otras partes del cuerpo.
Además, el miR-194 también supone una potencial diana terapéutica ya que actualmente no hay fármacos que efectivamente inhiban su propagación en el cáncer de próstata, de cara a reducir las tasas de metástasis en pacientes con una enfermedad avanzada, si bien admite que todavía están lejos de desarrollar un fármaco que persiga este objetivo.