Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulado en Valencia un grupo especializado en fraudes bancarios

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han desarticulado un grupo especializado en la clonación de tarjetas bancarias, falsificación de documentos y estafas, al detener a seis personas y desmantelar en Valencia un laboratorio donde preparaban sus operaciones y gracias a las cuales defraudaron más de 400.000 euros.
Según fuentes policiales, en el piso de Valencia se ha intervenido gran cantidad de material empleado para elaborar las falsificaciones, entre el cual hay una carcasa de cajero automático manipulada en la que habían instalado un lector-grabador en la ranura de introducción de la tarjeta y una microcámara para grabar el código secreto al ser tecleado.
Estructura muy organizada
La organización desarticulada estaba "perfectamente estructurada y jerarquizada", al frente de la cual se hallaba un hombre de nacionalidad rumana responsable de gestionar las numeraciones de las tarjetas y comprobar su validez, además de coordinar su explotación y captar a los receptadores.
Este hombre disponía de diversos contactos que le proporcionaban los datos con los que elaborar las copias y contaba con el apoyo de "establecimientos de connivencia" que les permitían usarlas para cometer los fraudes.
Según las mismas fuentes, cada célula de la red estaba sometida a una férrea supervisión por parte de los escalones superiores y tenía unas funciones muy delimitadas, pero relacionadas entre sí.
Los artículos que adquirían eran vendidos a los receptadores a un precio muy por debajo del de mercado; éstos, incluso, realizaban encargos a la red sobre productos concretos que previamente habían seleccionado, mientras que una parte de los beneficios que obtenían los detenidos con sus actividades delictivas era remitida a Rumanía.
Tras identificar y localizar a los miembros de la red se estableció un dispositivo que culminó con el arresto de seis personas, cinco rumanos y un español, de entre 21 y 42 años de edad.
En el registro del domicilio valenciano del principal responsable del grupo se ha desmantelado el laboratorio clandestino y se han intervenido más de 400 tarjetas bancarias en blanco y a nombre de diferentes personas, material informático, lectores de banda magnética, dos microcámaras, numeraciones de tarjetas, documentación falsa y la carcasa de un cajero automático manipulada.
La operación ha sido realizada por investigadores del Grupo VI de la Brigada de Delincuencia Especializada de la Comisaría General de Policía Judicial junto con agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia.