Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarrollan células madre cardiacas sintéticas con similares beneficios terapéuticos pero menos riesgos

Investigadores de dos universidades de Carolina del Norte (Estados Unidos) y la Universidad de Zhengzhou (China) han desarrollado una versión sintética de células madre cardiacas capaces de ofrecer beneficios terapéuticos comparables con los de las células naturales al tiempo que ofrecen una mayor estabilidad para su conservación, lo que permite reducir algunos de los riesgos asociados a su uso.
Las terapias con células madre funcionan promoviendo la reparación endógena de los tejidos dañados, a través de proteínas y material genético. Pero aunque pueden ser eficaces, también hay algunos riesgos implícitos como la formación de tumores o el rechazo por parte del sistema inmune. Además, como estas células son muy frágiles su manipulación debe ser muy cuidadosa.
En este trabajo, dirigido por el profesor Ke Cheng, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, los científicos se propusieron desarrollar una versión sintética de células madre cardiacas que permitiera solucionar muchos de estos problemas.
De este modo, fabricaron una micropartícula que imita células (CMMP) a partir de polímeros de los ácidos láctico y glicólico (PLGA, en sus siglas en inglés), biodegradables y biocompatibles. Los investigadores recolectaron entonces las proteínas del factor de crecimiento de células madre humanas cultivadas y les añadieron el PLGA para, posteriormente, cubrirlas con la membrana de células madre cardíacas.
"Tomamos la carga y el envoltorio de la célula madre y la empaquetamos en una partícula biodegradable", ha reconocido Cheng. Cuando se probaron 'in vitro', tanto la CMMP como las células madre cardiacas promovieron el crecimiento de las células del músculo cardíaco.
Asimismo, también probaron el CMMP en un modelo de ratón con infarto de miocardio y encontraron que su capacidad para unirse al tejido cardiaco y promover el crecimiento después de un infarto era comparable a la de las células madre cardíacas. Y debido a su estructura no pudo replicarse, reduciendo así el riesgo de formación de tumores.
"Las células sintéticas funcionan de la misma manera que una vacuna desactivada", según Cheng, que reconoce que las membranas permiten le permiten eludir la respuesta inmune, unirse al tejido cardíaco, liberar los factores de crecimiento y generar reparación, pero no multiplicarse por sí mismas, por lo que obtendrá los beneficios de la terapia con células madre sin riesgos asociados.
Además, las células madre sintéticas son mucho más duraderas que las células madre humanas y pueden soportar duros procesos de congelación y descongelación. Además, el proceso de replicación puede utilizarse con cualquier tipo de célula madre, han añadido los autores.