Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desalojo con violencia de un campamento de inmigrantes en Francia

Un menor desalojado de CalaisReuters
La policía francesa ha desmantelado un campamento de inmigrantes indocumentados en los alrededores del puerto de Calais, al noroeste del país, desde donde intentaban cruzar clandestinamente al Reino Unido.

Los antidisturbios llegaron al campamento a primera hora del día, donde les esperaban decenas de inmigrantes indocumentados y muchos periodistas, advertidos después de que la semana pasada el ministro de Inmigración, Eric Besson, anunciara que el desmantelamiento se iba a producir en unos días.
Los inmigrantes que se encontraban en "la jungla", que es como se conocía el lugar por tratarse de una zona boscosa, esperaron la acción de los policías en torno a una fogata apostados tras unas pancartas en las que reclamaban un lugar donde alojarse y también asilo.
Detenidos sin oponerse
Los indocumentados han sido arrestados sin oponer apenas resistencia y, según las informaciones de los periodistas presentes, serán trasladados a centros de retención para examinar la situación de cada uno de ellos.
La mayor parte de las personas que vivían en "la jungla" (entre 700 y 800, en buena parte afganos) habían desalojado el lugar en las últimas semanas, tras el anuncio de Besson, por el temor a ser detenidas y expulsadas.
ACNUR pide soluciones

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha pedido a las autoridades francesas que busquen de forma individual una solución a las necesidades de los inmigrantes desalojados de Calais.
En este mismo sentido, ha añadido que "se deberán tomar medidas especiales para los menores no acompañados".
Según ACNUR, en la operación se han detenido a 278 inmigrantes, 132 de los cuales eran menores.