Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Deberes para Obama

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha partido este domingo a la isla de Martha's Vineyard para pasar unos días de descanso acompañado de su familia y una larga lista de problemas que amenazan con alterar el que la Casa Blanca ha descrito como un merecido descanso.
El líder norteamericano deja Washington en medio de un acalorado debate sobre su plan de reforma del sistema médico, con el país en recesión, el déficit por las nubes y dos guerras abiertas en Irak y Afganistán.
Obama, al contrario que Bush que se fue de vacaciones durante un largo periodo de tiempo, estará sólo una semana en Martha's Vineyard, en Massachusetts, al noreste de EEUU, uno de los lugares preferidos de la elite progresista del país.

Los Obama han alquilado una mansión conocida como "Blue Heron Farm" ("Granja de la Garza Azul"), donde podrá disfrutar de la compañía de su esposa Michelle y sus dos hijas Malia y Sasha, de 11 y 9 años. Por ello, la Casa Blanca ha pedido a los medios que respeten la privacidad de Malia y Sasha.
Pero lo cierto es que la llegada del mandatario estadounidense y su familia ha atraído ya a un ejército de "paparazzi" y revolucionado una isla cuya población de 20.000 personas se quintuplica durante los meses de vacaciones.
Centro de peregrinación veraniega de distintos presidentes como Bill Clinton o John F. Kennedy, Martha's Vineyard atrae también a celebridades como el cantante Paul McCartney, el autor David McCullough y los actores Mary Steenburgen y Ted Danson, propietarios de casas en la zona.