Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Cumbre de los 1.000 detenidos

Las negociaciones climáticas en Copenhague cumplen su primera semana en medio de un ambiente de relativo optimismo sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo satisfactorio entre países desarrollados y economías emergentes para reducir las emisiones de gases contaminantes.
La ministra danesa y presidenta de la Cumbre del Clima (COP 15), Connie Hedegaard, aplaudía la "voluntad política" de los participantes a pesar de los "muchos desafíos y problemas no resueltos". "Pero dado que empiezan a llegar los ministros, hay también voluntad política y las negociaciones están siendo productivas", ha apostillado.
De igual modo, se ha expresado el ministro indio de Medio Ambiente, Jairam Ramesh. "Ciertamente, es posible un acuerdo. Si todos nosotros confiamos los unos en los otros y si tenemos la valentía y convicción, podemos aún llegar a un acuerdo justo y equitativo en Copenhague", ha declarado durante la sesión del domingo.
Sin embargo, el responsable de Naciones Unidas para el Cambio Climático, Yvo de Boer, subraya las diferencias existentes entre los principales emisores de gases de efecto invernadero, China y Estados Unidos, y expresa su deseo de que todos los países participantes consigan elevar sus ofertas de reducción de gases.
"China está pidiendo a Estados Unidos que haga más. Estados Unidos está pidiendo a China que haga más. Espero que en los próximos días todo el mundo pida a todo el mundo que haga más", ha indicado.
La sesión del domingo se ha desarrollado de manera informal al tratarse de la jornada de descanso que marca el ecuador del encuentro, que se celebra desde el 7 hasta el 18 de diciembre y que rematará sus dos últimos días con en una cumbre de líderes mundiales.
Detenciones y más detenciones
Por otra parte, este domingo han sido puestos en libertad los casi 1.000 manifestantes detenidos el sábado por la Policía danesa. Sólo 13 de ellos permanecen todavía en comisaría. Algunos de los detenidos, no obstante, han dicho que fueron retenidos de forma injusta y maltratados por la Policía.
"Nos arrestaron sin motivo. Nos estábamos manifestando pacíficamente", dice Hana Nelson, de 24 años y estudiante de Halifax (Canadá), que ha sido puesta en libertad sin cargos.