Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Para Corbacho lo importante es "frenar la destrucción de empleo"

Celestino Corbacho, ministro de Trabajo e InmigraciónReuters
El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, cree que el principal reto de este año 2009 en materia de empleo es frenar su destrucción, ya que la creación de puestos de trabajo no es posible mientras la economía no crezca por encima del 1,5 por ciento.
Así lo ha manifestado el ministro durante una entrevista concedida a la Agencia EFE, en la que ha explicado que la recuperación de la economía española depende de "asuntos internos", pero, también de la economía internacional.
Corbacho ha afirmado que, pese a los datos del paro de marzo, tanto en ese mes como en febrero se ha moderado la tendencia en la pérdida de empleo, y ha augurado que si eso se mantiene, en abril y mayo la destrucción de empleo podría dejar de ser "tan fuerte y tan masiva".
El ministro de Trabajo ha subrayado que el Gobierno asumirá siempre el pago de las prestaciones por desempleo -que en febrero alcanzó la cifra histórica de 2.610 millones de euros-, aún en el caso de el número de desempleados siga aumentando. "Lo que no va a hacer nunca este Gobierno es decirle a quien ha perdido su empleo que no va a cobrar el paro porque se ha agotado el presupuesto, incluso si la tasa se dispara".
Luz esperanzadora para la construcción
El ministro ha recordado que la destrucción de empleo comenzó en agosto de 2008 y que, a partir de ese momento, se convirtió en un "huracán" que fue tomando fuerza hasta su concreción en noviembre, diciembre y, sobre todo, enero de 2009, de tal forma que en sólo seis meses se destruyeron un millón de puestos de trabajo.
De ellos, ha explicado Corbacho, 700.000 corresponden al sector de la construcción, cuyo proceso de destrucción de empleo sufrió "una caída vertical" que se ha mantenido hasta ahora. No obstante, tiene "casi la certeza" de que el ajuste en ese sector llegará a su fin en los próximos dos meses. Aunque el ministro ha advertido de que aunque en dos meses deje de destruirse empleo en la construcción, probablemente la industria y los servicios "tomarán el relevo" en la pérdida de puestos de trabajo.