Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de los Guardianes de Irán asegura que las elecciones fueron las "más limpias" en 30 años

Irán reconoce irregularidades en las eleccionesCNN+
Todo hace indicar que los resultados de las elecciones presidenciales en Irán no cambiarán. El Consejo de los Guardianes de la Revolución, máxima instancia legislativa de Irán, ha afirmado que la revisión de las denuncias presentadas por los candidatos derrotados "casi" ha terminado y que su conclusión es que las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio han sido "las más limpias" de las tres últimas décadas.
"El Consejo de los Guardianes casi ha concluido la revisión de las denuncias de los candidatos derrotados", afirmó el portavoz del organismo, Abbas Alí Kadjodaei. "La revisión ha mostrado que las elecciones han sido las más limpias desde la revolución" de 1979, ha explicado el portavoz del organismo, Abbas Alí Kadjodaei.
El Consejo de los Guardianes de la Revolución ya había rechazado previamente la reclamación del derrotado candidato presidencial y ex primer ministro Mir Hosein Musavi para que se anulasen las elecciones, que dieron una amplia victoria al presidente Mahmud Ahmadineyad, con un 62,6 por ciento de los votos frente al 33,95 de Musavi.
Más votos que votantes
No obstante, el portavoz del Consejo reconoció el pasado lunes que en 50 de las más de 360 circunscripciones del país habían votado más personas que las que figuraban en el censo, un desajuste que afectaba al menos a tres millones de votos.
No obstante, Kadjodaei descartó que hubiera habido fraude e insistió en que las elecciones fueron "libres y justas" porque estas irregularidades no afectaban en ningún caso al resultado final de los comicios.
El G-8 lamenta lo ocurrido
La comunidad internacional sigue presionando al régimen iraní para que se ponga fin a la violencia y a la represión que sufren los manifestantes. En esta ocasión, es el G-8, tras su reunión en Italia, el que ha levantado la voz, lamentando los episodios violentos sucedidos tras la celebración de las elecciones presidenciales en Irán y ha realizado un llamamiento al respeto de las libertades fundamentales en la república islámica "incluyendo la libertad de expresión".
Al menos 20 personas han muerto durante las protestas en las calles de Teherán contra el presidente Mahmud Ahmadineyad y contra el presunto fraude electoral al término de los comicios presidenciales.