Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condoleezza Rice autorizó las torturas de la CIA a terroristas

Condoleezza Rice y otros altos cargos de la Administración de George W. Bush eran conocedores de las torturas que la CIA aplicaba en los interrogatorios a supuestos terroristas. Unos documentos publicados por el Comité de Inteligencia del Senado constatan que algunos de los responsables del Gobierno de Bush aprobaron, en el verano de 2002, la utilización de técnicas en los interrogatorios, consideradas como torturas por las organizaciones defensoras de Derechos Humanos y por el actual Gobierno de Barack Obama.
Entre las técnicas ilegales consentidas por el Gobierno de George W. Bush se encuentra la llamada 'waterboarding' o ahogamiento simulado. Al menos una docena de miembros del anterior gobierno estadounidense estaban presentes en la reunión en la que el ex director de la CIA, George J. Tenet, explicaró los métodos que podían usar y cómo las usarían.
Así, Rice permitió en esa reunión celebrada el 17 de julio de 2002 a Tenet que "podía proceder con estos interrogatorios contra Abu Zubaida", uno de los presuntos terroristas calificado "de gran valor" por poseer información relevante que podría evitar futuros ataques terroristas.
Conocedores de las torturas
Además de la ex secretaria de Seguridad Nacional, el ex vicepresidente Dick Cheney, el ex fiscal general John D. Ashcroft; el entonces consejero de la Casa Blanca, Alberto Gonzales, y el ex asesor legal del Consejo de Seguridad, John B. Bellinger, también estaban al tanto de la práctica del "waterboarding" y otros métodos de tortura por parte la CIA.
El director del Proyecto de Seguridad Nacional en la organización Unión de Libertades Civiles de América ha asegurado que "no fue un diálogo abstracto. Fueron conversaciones detalladas y específicas. Es una gran evidencia del papel que tuvieron altos responsables de la Administración".