Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condena de 150 años de cárcel para Madoff por la mayor estafa financiera de la historia

El financiero Bernard Madoff, ex presidente de Nasdaq, ha sido condenado a 150 años de carcel, la mayor pena posible, por haber cometido un fraude piramidal de más de 50.000 millones de dólares, considerado como la mayor estafa individual de la historia. Así lo ha dictaminóado el juez federal Denny Chin. No obstante, el financiero tiene derecho a apelar la sentencia.
Considerado durante décadas un gurú de las finanzas, Madoff, de 71 años, fue detenido el pasado 11 de diciembre por agentes del FBI en las oficinas de su firma de inversión tras haber confesado a sus hijos que durante 30 años había operado un esquema de Ponzi, una estafa piramidal. Entre sus 'clientes' (el dinero no se invertía, con lo que difícilmente puede hablarse de una relación cliente-gestor) se incluían particulares adinerados, organizaciones caritativas y bancos de reputación mundial.
Tras permanecer en un polémico arresto domiciliario en su lujoso apartamento de Manhattan, el pasado 12 de marzo Madoff fue finalmente encarcelado tras declararse culpable de los once cargos presentados en su contra (incluyendo fraude, perjurio, lavado de dinero y robo) donde ha permanecido a la espera del veredicto.
Al admitir su culpabilidad, el ex presidente de Nasdaq evitó un juicio ante un gran jurado, por lo que el público que ha asistido a la corte federal del distrito Sur de Nueva York se ha limitado a escuchar las declaraciones de un número reducido de víctimas y la lectura de la sentencia.
Los investigadores han detectado 1.341 afectados por el fraude, cuyos fondos ascendían a un montante conjunto de más de 13.000 millones de dólares, de los que Madoff reconoció no haber invertido "ni un céntavo".