Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China sigue contrarreloj para salvar más vidas

Al menos 617 personas han muerto, más de 9.000 han resultado heridas y 313 han desaparecido como consecuencia del terremoto de 7,1 grados que sacudió ayer miércoles la provincia china de Qinghai, en el noroeste del país, según el último balance ofrecido por la agencia estatal Xinhua.
Varios convoyes con alimentos, tienda de campañas y medicinas se dirigen a la Prefectura Autónoma Tibetana de Yushu, la zona más afectada por el seísmo y donde la mayoría de los edificios han quedado completamente derruidos. Los supervivientes han soportado las bajas temperaturas de la noche en la calle.
La nota feliz de la jornada de ayer miércoles la pusieron las más de 1.000 personas que han sido rescatadas con vida de entre los escombros de los edificios destruidos por el terremoto que sacudió ayer la Prefectura Autónoma Tibetana de Yushu, en la provincia china de Qinghai (noroeste), informa el Ministerio de Seguridad Pública de China este jueves.
La televisión estatal mostraba imágenes en las que se ve cómo efectivos de la Policía Militar sacan a los heridos de entre las ruinas de los edificios caídos en Jiegu, sede del Gobierno de la prefectura.
Los propios medios estatales señalan que la escasez de material de excavación está dificultando aún más las tareas de rescate. Equipos de emergencias y dispositivos de primeros auxilios han sido enviados desde las provincias vecinas, pero su llegada se retrasa debido al mal estado de las carreteras, que han quedado severamente dañadas por el temblor.
El Gobierno chino ha destinado un total de 200 millones de yuanes (unos 21 millones de euros) del Fondo Central de Ayudas a Desastres para las tareas de emergencia, evacuaciones, reasentamiento de afectados, tratamiento médico y prevención de epidemias, informa Xinhua.