Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China y Brasil continúan sufriendo los efectos devastadores de las inundaciones

Al menos 199 personas han muerto y 123 continúan desaparecidas a consecuencia de las inundaciones provocadas por las fuertes lluvias que desde la semana pasada caen en diez provincias del sur de China, ha informado el Ministerio de Asuntos Civiles en su último balance.
Las inundaciones han afectado a 29 millones de ciudadanos de las provincias meridionales de Zhejiang, Fujian, Jiangxi, Hubei, Hunan, Guangdong, Guangxi, Chongqing, Sichuan y Guizhou.
La crecida de las aguas ha destruido en torno a 195.000 edificios, ha dañado 1,6 millones de hectáreas de cultivo y ha provocado unas pérdidas económicas directas valoradas en 42.000 millones de yuanes (más de 5.000 millones de euros).
Por el momento la provincia más afectada está siendo Fujian, en la que han muerto un total de 79 personas, mientras que otras 79 siguen desaparecidas. Las autoridades provinciales cifran las pérdidas económicas directas generadas por las inundaciones en 9.500 millones de yuanes (más de 1.100 millones de euros).
Por otro lado, han aparecido nuevas grietas en un dique de contención situado en Jiangxi. Se trata de la misma estructura que ya empezó a dar síntomas de debilidad el pasado lunes, lo que llevó a las autoridades a evacuar a unas 100.000 personas que podrían verse perjudicadas en caso de rotura de la presa.
Preocupación por brotes epidémicos en Brasil
Las autoridades brasileñas temen que surjan brotes de enfermedades infecciosas en las zonas afectadas por las inundaciones de los estados orientales de Alagoas y Pernambuco, que hasta el momento han dejado un saldo de 41 muertos, cientos de desaparecidos y 115.000 personas cuyos hogares han quedado destruidos.
El coronel Jorge Vianna, responsable del establecimiento de un hospital militar de campaña en Pernambuco, afirma que por el momento se están centrando en tareas de "atención temprana" para evitar que surjan brotes epidémicos de enfermedades como leptospirosis, hepatitis, fiebres, amigdalitis y cualquier tipo de infección.
Debido a lo inaccesible de muchas de las zonas anegadas por las aguas, las aeronaves del Ejército brasileño están teniendo un papel clave en la distribución de ayuda a los damnificados. Helicópteros militares se han encargado de distribuir ayuda en seis condados del estado de Alagoas, mientras que un avión de transporte pesado y ocho aeronaves más también contribuyen a estas tareas.
Para compensar los daños provocados por las inundaciones el Gobierno federal ha anunciado un primer paquete de ayuda para los dos estados afectados de 100 millones de reales (casi 46 millones de euros), la mitad de los cuales ya ha sido enviados a ambos para atender las primeras necesidades de la población.
Amenaza de una tormenta tropical en la República Dominicana
Las autoridades de República Dominicana han activado los dispositivos de alerta y de rescate ante la posibilidad de que un sistema frontal situado en el Caribe se transforme en tormenta tropical a su paso por el país.
Hasta el momento el temporal ha causado intensos aguaceros, tormentas eléctricas y fuertes rachas de viento en algunas zonas de República Dominicana. El Gobierno ha activado una alerta contra inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra en 16 de las 32 provincias de la nación caribeña.
Al menos una persona ha muerto y otras 2.000 han sido evacuadas como consecuencia de las inundaciones provocadas por el desbordamiento de ríos y arroyos, especialmente en las regiones del noroeste y el suroeste del país.
El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH) ha informado que la fuerte onda tropical que ha provocado lluvias y tormentas eléctricas en el Caribe tiene entre un 40 y un 50 por ciento de posibilidades de convertirse en una tormenta tropical que llevaría el nombre de 'Alex' y que podría afectar a Puerto Rico, República Dominicana, Haití y Jamaica.