Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China y Brasil afectados por las lluvías torrenciales que han dejado numerosos muertos

Al menos 175 personas han muerto y otras 107 continúan desaparecidas a consecuencia de las fuertes lluvias torrenciales registradas desde la semana pasada en el sur de China, según un nuevo balance.
Los fuertes aguaceros han causado fuertes corrimientos de tierra e inundaciones, han anegado los cultivos, han producido cortes de tráfico y telecomunicaciones y han forzado la evacuación de más de un millón de personas, según el Ministerio de Asuntos Civiles.
Los daños económicos están valorados en al menos 19.700 millones de yuans (más de 2.300 millones de euros), según el rotativo oficial 'Diario de China'. Las provincias y regiones más afectadas son Fujian, Jiangxi, Hunan, Guangdong, Sichuan, Guizhou y Guangxi.
Tragedia en Brasil
La misma situación se vive en Brasil. Al menos 23 personas han muerto y otras 80.000 se han visto obligadas a abandonar sus hogares en los estados de Pernambuco y Alagoas, en el noreste de Brasil, debido a las fuertes lluvias y a las inundaciones que han causado, según el último balance oficial.
Un total de trece de las víctimas vivían en Alagoas, donde hasta 15 ciudades han declarado el estado de calamidad pública. Los equipos de rescate tienen que utilizar helicópteros para evacuar a las personas que han quedado aisladas, ya que las principales carreteras se encuentran cortadas.
Un portavoz militar, el teniente Roberto Lins, de Protección Civil de Alagoas, ha explicado que están teniendo problemas para identificar a las víctimas, ya que la región se encuentra sin energía eléctrica y sin teléfono.
Una de las ciudades más afectadas es Quebrangulo, donde 4.000 personas han tenido que abandonar sus hogares por el desborde del río Paraíba. El alcalde, Marcelo Lima, ha asegurado que el 80 por ciento de la localidad se encuentra inundada.