Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chávez considera un vestigio de la época colonial su vinculación con ETA y las FARC

Chávez enseña un armaReuters
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha restado credibilidad al auto del juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, en el que denuncia la supuesta "cooperación gubernamental" de Caracas con los grupos terroristas de ETA y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y lo ha considerado un vestigio de la época colonial española.
Chávez ha subrayado que "el tiempo de la colonia se acabó" y criticó que la Audiencia Nacional sería capaz de considerar terrorista incluso al libertador Simón Bolívar, según informó la estatal Venezolana de Televisión.
Tras asistir en Montevideo a la toma de posesión del presidente uruguayo, José Mujica, Chávez denunció de nuevo un supuesto plan a nivel internacional contra Venezuela. "Detrás de todo esto, está el imperio yanqui", apostilló, en alusión tanto al auto del juez Velasco como al reciente informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA), crítico con la gestión del Gobierno venezolano en materia de libertades civiles.
Cooperación con terroristas
El juez Eloy Velasco denuncia la "cooperación gubernamental" del Gobierno de Venezuela "en la ilícita colaboración" entre ETA y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en un auto en el que procesa a seis presuntos etarras y siete miembros del grupo colombiano por compartir información sobre el manejo de explosivos e intentar cometer varios asesinatos, entre ellos el del presidente del país sudamericano, Álvaro Uribe, y su antecesor Andrés Pastrana.
Por su parte, el ex presidente colombiano ha reclamado al mandatario venezolano que ofrezca una "respuesta clara, directa y concisa" sobre los vínculos entre las FARC y ETA y ha asegurado que no se puede apelar a la prudencia porque lo que está en juego es "la vida de los colombianos".
El Gobierno a la espera
Mientras, el Gobierno español se mantendrá "a la espera del desarrollo del sumario" abierto por el juez de la Audiencia Nacional tras conocer el rechazo de Caracas a las acusaciones del magistrado, según han informado fuentes diplomáticas.
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, conversó el lunes con el presidente venezolano, Hugo Chávez, así como con el ministro de Asuntos Exteriores, Nicolás Maduro, tras tener conocimiento del auto.
El PP exige a Moratinos

Por su parte, el PP quiere que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, convoque a su despacho al embajador de Venezuela en España para que pueda dar "explicaciones cumplidas" sobre la supuesta vinculación de este país con ETA revelada por una resolución judicial de la Audiencia Nacional.
Así se han expresado tanto la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, como la secretaria general de este partido, María Dolores de Cospedal, quien, en declaraciones a Punto Radio, ha dicho que si se confirma que el Gobierno venezolano apoyó a ETA, España debería "plantearse seriamente romper relaciones" con este país.