Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castro anuncia más recortes sociales para combatir la crisis

Nuevos recortes de gastos sociales es la medida que quiere llevar a cabo el presidente cubano, Raúl Castro, para combatir la crisis económica. En un discurso ante la Asamblea, para justificar los recortes en salud, educación y otros renglones, ha dicho que el pasado abril Cuba rebajó su expectativa de crecimiento del 6 por ciento al 2,5 por ciento, pero que en el primer semestre sólo creció 0,8 por ciento, lo que obligó a reducir ahora la meta anual a 1,7 por ciento.
"Se adoptarán otras decisiones en educación, salud pública y el resto del sector presupuestado, dirigidas a generar gastos que sencillamente resultan insostenibles, que han ido creciendo de año en año y que, además, son pocos eficaces o, peor aún, hacen que algunos no sientan la necesidad de trabajar", ha afirmado Castro.
Dispuesto a dialogar con EEUU
Sobre Washington, el mandatario cubano ha declarado que está dispuesto a hablar "de todo", pero sin renunciar a la revolución que encabezó en 1959 su hermano mayor, Fidel Castro, enfermo desde hace tres años y cuya silla vacía estaba a su lado en la Asamblea.
"A mí no me eligieron presidente para restaurar el capitalismo en Cuba, ni para entregar la revolución. Fui elegido para defender, mantener y continuar perfeccionando el socialismo", ha afirmado el general. "Estamos listos para hablar de todo, repito, de todo, pero aquí de Cuba y allá de los Estados Unidos. No a negociar nuestro sistema político y social. No le pedimos a Estados Unidos que lo haga, debemos respetar mutuamente nuestras diferencias", ha agregado.
Castro ha dicho que ha observado "con atención" la actitud hacia la isla del presidente estadounidense, Barack Obama, a quien ha criticado por mantener el bloqueo económico y comercial que Washington impone a La Habana desde 1962, y por seguir incluyendo a Cuba en la lista de promotores del terrorismo internacional.