Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castigo físico a un niño de cinco años en un colegio de Texas por escupir a un compañero

Lo que se puede ver en las imágenes es un caso real. Se trata de un niño de cinco años que está aterrorizado en el despacho de la directora de un colegio de Texas, Estados Unidos. Ella y su asistente le sujetan para propinar  con una pala de madera un castigo físico por haber escupido a un compañero. La madre del pequeño graba la escena sin interrumpir porque ha sido amenazada por la directora con llevarle a prisión por el absentismo escolar del niño. Shana en su día autorizó al colegio el castigo corporal, pero ahora se arrepiente. Con rabia el niño reacciona al dolor  cuestionando la efectividad del método. Ocurrió en Georgia, uno de los 15 estados de EEUU donde el castigo físico en las escuelas está permitido y amparado por una sentencia del Supremo. El próximo curso tres colegios más de Texas se han apuntado al escarmiento con palas de madera cuando los niños desobedezcan o no sigan las reglas. El requisito es que los padres autoricen por escrito que el director pueda pegar a su hijo.