Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cándido Méndez: "Lo de Rajoy es una situación clara de despido procedente"

Cándido Méndez: "Lo de Rajoy es una situación clara de despido procedente"REUTERS

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, cree que los españoles decidieron en las urnas el "despido procedente" del actual presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, al apostar con su voto por el cambio político.

Méndez, en una entrevista concedida a Europa Press, ha indicado que aunque el partido liderado por Rajoy fue el más votado en las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, más del doble de los ciudadanos pidieron "inequívocamente" un cambio que pasa, en su opinión, por relevar al actual jefe del Ejecutivo.
"Yo el despido libre no se lo deseo a nadie, pero la situación de Rajoy es una situación clara de despido procedente. Así lo ha decidido el pueblo en las elecciones", ha apuntado Méndez, que ha insistido en que las garantías jurídicas hay que defenderlas para todo el mundo, incluido Rajoy, aunque su Gobierno pretendiera "arrebatarlas".
Méndez, que en dos semanas dejará su cargo de secretario general de UGT después de 22 años al frente del sindicato, ha subrayado que a partir de 2011 se generó una "gran expectativa" con el cambio político.
Se pasó así de una etapa en la que la sociedad pensaba que los sindicatos "lo podían casi todo y eran responsables de casi todo" a otra donde se creía que los partidos políticos del cambio podrían suplir el papel de las organizaciones sindicales, ha explicado.
En esa segunda etapa, ha añadido, los sindicatos quedarían "arrumbados y marginados" y la política tendría todo el protagonismo. Sin embargo, el todavía dirigente de UGT cree que eso no ha sucedido y que la sociedad está percibiendo ya que la política "tiene sus límites" y que hay que mirar de nuevo hacia los sindicatos.
"Se ha querido apartar a los sindicatos"
En este sentido, Méndez ha puesto como ejemplo un incidente vivido recientemente por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a quien se le increpó por representar los intereses de "directivos millonarios" en lugar de los intereses generales en un enfrentamiento con representantes sindicales por la huelga de metro en la Ciudad Condal.
"Eso no es así, pero revela que la política tiene límites, sobre todo cuando la ejerces. Una cosa es hablar del Gobierno y otra, ser del Gobierno. Lo que yo percibo ya es que de nuevo se vuelve a mirar a las organizaciones sindicales", ha afirmado.
Méndez piensa que esto no es sólo porque los sindicatos sean "insustituibles" en el ámbito de las empresas, sino porque son necesarios en otros debates, como el futuro del sistema público de pensiones, y todo ello en un nuevo escenario político donde se quiere potenciar el diálogo social, al contrario de lo ocurrido en la última legislatura.
"En cuanto se abra el debate (sobre el sistema público de pensiones) en el Pacto de Toledo van a llamar a los sindicatos y a la patronal porque hay una mayoría de representación en el Parlamento a favor del cambio", ha precisado.
Y es que, según el dirigente sindical, en los últimos años "se ha producido una especie de conjunción fatídica para la Democracia" porque un solo partido, el PP, tenía mayoría absoluta en el Parlamento y en la gran mayoría de comunidades autónomas y ayuntamientos. Esto ha generado, a su juicio, "una dinámica muy autoritaria donde a los agentes sociales se les ha pretendido apartar y marginar".
"Y yo creo que la percepción social está cambiando ya. Incluso lo palpo en la calle", ha subrayado Méndez, que cree que este cambio de actitud hacia los sindicatos debe aprovecharse para acometer cambios internos en la propia UGT.
Méndez también ha destacado que, mientras el espectro político se ha ampliado en los últimos tiempos y ha acabado con el bipartidismo, no se ha producido una deriva similar en el ámbito sindical, pues UGT y CC.OO. han logrado en las recientes elecciones sindicales más del 70% de la representación.
"En UGT tenemos una media de 860.000 cotizantes al corriente, más cotizantes que la suma de todos los partidos políticos. Y tenemos 927.000 afiliados. No quiero decir con esto que esté satisfecho, pero hemos resistido bien y ese cambio de percepción debemos aprovecharlo para hacer cambios en el sindicato", ha concluido.