Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las Cajas mejoran sus previsiones por primera vez desde el inicio de la crisis

Juan Ramón QuintásReuters
La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) ha mejorado por primera vez en lo que va de año su previsión del decrecimiento del PIB en 2009. Ha pasado del - 3,7 por ciento al - 3, 6 por ciento, un décima. Pero para el 2010 también se ha augurado una mejora, del -0,7 por ciento al - 0, 6 por ciento. Se pública en el Panel de Previsiones de Funcas, donde además se ha destacado que los indicadores del segundo trimestre ponen de manifiesto una caída de la actividad económica 'menos abrupta' que en los dos trimestres anteriores.
En este sentido, visto lo publicado y sin dejar de ser negativos, las previsiones son mejores de lo esperado, sobretodo en indicadores de empleo y confianza de los consumidores. Según Funcas, estos últimos datos no quieren decir que la economía vaya a remontar pronto sino que el ritmo de la recesión pierde intensidad.
Previsiones de Funcas

Los últimos datos también mantienen la perspectiva de caídas interanuales progresivamente menos intensas a partir del cuarto cuatrimestre del 2009. Así mismo, prevé una sustancial moderación en el ritmo de destrucción de empleo, con una tasa de paro en 2009 del 18,3 por ciento y del 20,4 por ciento en 2010.
Aumentará la productividad y los costes laborales unitarios. Además, la previsión del índice de producción industrial mejorará en 2010 hasta medios punto y se situará en el 5, 9 por ciento. En cuanto a la inflación se prevé que vuelva a sus niveles positivos e irán aumentando a lo largo del año que viene, aunque siempre dentro de niveles históricamente muy reducidos. Asimismo, para este año prevé una reducción del déficit por cuenta corriente hasta el 5,8 por ciento del PIB y para 2010 del 4,3 por ciento del PIB.