Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caída histórica de empleos y ventas en las grandes empresas

Las grandes empresas que operan en España, aquellas que poseen un volumen anual de negocio superior a los seis millones de euros, no están siendo inmunes a la destrucción de empleo que está acarreando el deterioro de la economía española. El aumento del paro en el sector está alcanzando niveles desconocidos, al menos desde la pasada crisis de 1993.
Según la Encuesta de Ventas, Empleos y Salarios de las Grandes Empresas que elabora la Agencia Tributaria, el empleo en las grandes empresas ha cerrado febrero con la mayor caída de toda la serie histórica, que arranca en 1996, con un descenso del 7,2 por ciento interanual tras nueve meses a la baja. También las ventas de estas compañías han registrado el mayor descenso que se recoge en los archivos de la Agencia con un desplome del 17,7 por ciento.
La construcción, le sector peor parado
Al igual que ha ocurrido en el conjunto del entramado económico español durante el pasado año, el mayor descenso de empleo se ha registrado en la construcción con un recorte del 13,4 por ciento, seguido de servicios a empresas, con el 10,9 por ciento.
En cuanto a la facturación, las ventas de las grandes empresas en febrero también han registrado su mayor caída que se recoge en los archivos de la Agencia con un 17 por ciento. Este indicador acumula cinco meses a la baja. Destaca la disminución de las ventas interiores con una bajada del 16,9 por ciento, debido al peor comportamiento del consumo de bienes y de la inversión.
Las exportaciones disminuyeron en febrero un 22,6 por ciento, resultado del descenso del 19,9 por ciento en las ventas a terceros y del 24,2 por ciento a la Unión Europea. Asimismo, las importaciones bajaron un 32 por ciento, lastradas por la caída del 22,4 por ciento en las operaciones con terceros países y del 36,8 por ciento a la Unión Europea.