Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cadena perpetua para el hombre que asesinó en Estados Unidos a un médico que practicaba abortos

Scott Roedercuatro.com
Un juzgado del condado de Sedgwick (Kansas) ha condenado a Roeder a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por asesinar a tiros al médico George Tiller en la ciudad de Wichita el 31 de mayo de 2009, mientras éste asistía a un oficio religioso con su mujer.
Tiller era uno de los pocos doctores en todo Estados Unidos que aceptaba practicar abortos pasadas las primeras 20 semanas de embarazo, y el condenado ha reconocido que le había estado espiando meses antes de asesinarle de un disparo en la cara. Sin embargo, Roeder afirmó que se había visto obligado a actuar así para salvarle la vida a numerosos bebés aún no nacidos.
El abogado de la familia Tiller, Lee Thompson, ha calificado el asesinato como un acto de "terrorismo doméstico", y ha afirmado que el fallecido creía en el derecho que tenían las mujeres a que les practicara abortos, y todo ello a pesar de las constantes amenazas que recibía.
"Soldado de guerra" contra el aborto
Por su parte, un psicólogo que ha declarado en el jucio tras haber examinado a Roeder, George Hough, ha afirmado que el asesino se veía a sí mismo como un soldado en la guerra contra el aborto que se sentía en el deber de matar al doctor. Una opinión que ha ratificado el propio Roeder en su alegato final antes de la lectura de la sentencia.
"No es ningún secreto que George Tiller asesinaba a bebés que aún no habían nacido para ganarse la vida. Yo le detuve para que no pudiera seguir haciéndolo. Es la decisión más complicada que jamás haya tenido que tomar", ha afirmado Boeder en este alegato.