Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CGPJ archiva la investigación disciplinaria a Garzón por los cobros en EEUU

Baltasar GarzónReuters
La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha acordado archivar la investigación disciplinaria que mantenía abierta al juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, por el cobro de 203.000 dólares durante la excedencia que disfrutó en EEUU entre marzo de 2005 y junio de 2006.
La decisión, adoptada por unanimidad, se produce después de que el pasado día 9 los vocales de esta Comisión acordaran seguir investigando "en estricto cumplimiento" de lo acordado en una sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, que ordenaba no dar carpetazo a esta cuestión hasta que se hubieran practicado las diligencias de investigación oportunas.
El Supremo dio el primer paso
La investigación disciplinaria sobre este asunto se abrió en el CGPJ después de que el pasado mes de marzo el Tribunal Supremo archivara una querella por los mismos hechos contra el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 en marzo.
En la misma resolución se ordenó al órgano de Gobierno de los jueces que investigara los hechos denunciados por si se había cometido una falta muy grave al faltar a la verdad en la obtención de permisos, regulada en el artículo 417.11 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.
En el informe realizado en su día por los servicios de Inspección del CGPJ se indicaba que las faltas muy graves prescriben a los dos años, por lo que, tomando en cuenta la fecha del 11 de julio de 2008, cuando el CGPJ tuvo por presentada la memoria del juez Garzón sobre su estancia en EEUU, la conducta de éste estaría prescrita en todo caso cuando se interpuso la denuncia.
Garzón no engañó
Asimismo, el Servicio de Inspección entraba en la cuestión de fondo y concluye que Garzón no engañó para obtener el permiso. El magistrado hizo saber a la Comisión Permanente en diciembre de 2004 que no existía en estas fechas cantidad alguna acordada con la Universidad de Nueva York sobre su remuneración y que, en ese momento, se encontraba gestionando los gastos de desplazamiento y mantenimiento personal y familiar.
En lo referente a la incompatibilidad en la que hubiera podido incurrir Garzón, el inspector señalaba que la Comisión Permanente "no estimó que el magistrado solicitara la compatibilidad para ejercer un segundo empleo y, consecuentemente, no concedió esa compatibilidad sino una licencia por razón de estudios relacionados con la función judicial, lo que consideró más acorde con la actividad que iba a desarrollar el señor Garzón en la Universidad de Nueva York".