Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bryan Cranston (Tenía que ser él): ¿Quién querría que su hija se casara con James Franco?"

¿A quién le gustaría tener a la versión más loca y salvaje de James Franco como yerno? Efectivamente. Y a Bryan Cranston tampoco. El protagonista de Breaking Bad se mete en la piel de un padre conservador que ve como su hija está a punto de casarse con un díscolo multimillonario de Silicon Valley en Tenía que ser, la comedia que llega este viernes 13 de enero a los cines.
"Te voy a hacer una pregunta: '¿Quién querría que su hija se casara con James Franco?'", afirma Cranston en este clip en exclusiva en el que habla de Ned, un padre sobreprotector que ve como la que siempre ha sido su pequeña está a punto de cometer el que cree que será el peor error de su vida.
Pero también tenemos la otra versión de la historia. Y es que del otro lado aparece Laird, el joven alocado, salvaje y excesivamente sincero al que da vida, y defiende, James Franco. "No es un mal tipo. Es un tío supermajo. Es el yerno que todo suegro querría tener", asegura. "Es sincero pero ofensivo al mismo tiempo, una combinación que lo hace único", apunta John Hamburg, guionista y director de Tenía que ser él.
Durante sus vacaciones, Ned (Bryan Cranston), un padre sobreprotector aunque cariñoso, y su familia visitan a su hija en la Universidad, donde conocerá a su mayor pesadilla: su novio, Laird (James Franco), un multimillonario de Silicon Valley bien intencionado pero socialmente bastante complicado.
El conservador Ned, piensa que Laird, que carece de cualquier filtro, es la pareja menos apropiada para su hija. La rivalidad unilateral - y el nivel de pánico de Ned, se disparan cuando se encuentra cada vez más desfasado en ese ambiente de glamour tecnológico y descubre que Laird está a punto de hacerle a su hija "la pregunta".