Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas niega que España tenga que hacer más ajustes para evitar el contagio

La Comisión Europea no ve necesario que España adopte más medidas de ajuste para frenar el contagio de la crisis de deuda irlandesa. El Ejecutivo comunitario considera que el rescate de Irlanda activado este domingo por los ministros de Economía de la UE, y que se completará antes de que acabe el mes, calmará las tensiones en los mercados que afectan a Madrid y a Lisboa.
El portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj, ha negado tajantemente que el Gobierno español deba adoptar más medidas de austeridad para escapar del contagio. Ha asegurado que el rescate de Irlanda "tiene también como objetivo detener posibles tensiones o efectos de contagio a otras economías de la eurozona y de la UE".
El Ejecutivo comunitario ha reclamado además que no se establezcan "analogías" entre la situación de Irlanda y la de Portugal y España. "El caso irlandés es muy específico", ha subrayado el portavoz. Y ha recordado que, a diferencia de lo que ocurre en Irlanda, en Portugal "el sector bancario está relativamente sano y es resistente".
Además, Lisboa ha aprobado un presupuesto "muy ambicioso" para reducir el déficit hasta el 4,6% del PIB en 2011 y ha emprendido reformas estructurales. El Ejecutivo comunitario no tiene dudas de las cifras de déficit y deuda portuguesas pese a las sospechas levantadas por la oposición, según Altafaj.
Especulaciones alejadas de la realidad
Bruselas considera "muy alejadas de la realidad" las especulaciones sobre la posibilidad de que si también Portugal pide asistencia de la UE no queden suficientes fondos para España en el mecanismo de rescate de 750.000 millones de euros en caso de que Madrid acabe necesitando ayuda, según ha dicho el portavoz.
Durante los próximos días continuarán en Dublín las negociaciones entre la misión de la Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y las autoridades irlandesas para ultimar el importe final de la ayuda a Irlanda, que podría situarse entre 80.000 y 90.000 millones de euros, y las condiciones que se le impondrán para recibirla.
Condiciones para el rescate
Al ser preguntado por si una de las condiciones que se impondrá a Irlanda para acceder a la ayuda será que aumente su impuesto de sociedades del 12,5%, Altafaj ha dicho que la decisión corresponde al Gobierno de Dublín. Pero ha resaltado que "en las actuales circunstancias es probable que Irlanda deje de ser un país de impuestos bajos".
El portavoz ha concluido que desafortunadamente para los ciudadanos irlandeses, los aumentos de impuestos formarán muy probablemente parte del esfuerzo de consolidación.