Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brufau reclama una hoja de ruta "clara" para el futuro de las inversiones en petróleo

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha reclamado este jueves en Bruselas una hoja de ruta "clara" para el futuro de las inversiones en el sector de los hidrocarburos, así como garantizar un escenario de igualdad entre los participantes que actúan en el mismo.
"Es crítico que las futuras inversiones en el sector tengan una hoja de ruta clara y crear un plano global de igualdad", ha destacado durante su discurso de inauguración de la conferencia 'Energy for Europe', donde se abordan los retos del sector energético de cara a la implementación del Acuerdo de París para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
En su discurso, Brufau ha defendido que la industria petrolera y gasística puede contribuir para lograr los objetivos comprometidos, así como ser una herramienta para apoyar un progreso significativo en la "batalla" contra el cambio climático.
En este sentido, el presidente de Repsol ha destacado que "la impresión general" es que la Unión Europea mantuvo un papel de liderazgo durante las negociaciones en la capital gala el pasado año, aunque ha advertido que la cumbre sobre cambio climático que tendrá lugar en Marrakech (COP22) a principios de noviembre será un reto "aún mayor", puesto que será donde "el acuerdo se traduzca en acción".
"El impacto (del acuerdo de París) será muy limitado si el mundo, y especialmente Europa, no es capaz de garantizar un compromiso para el largo plazo, sostenido y coordinado con la inversión y la innovación en el sector de la energía", ha manifestado.
Así, Brufau ha subrayado que Europa se encuentra en un momento "clave" para definir un marco de incentivos y sanciones de cara a la descarbonización de la economía. En cualquier caso, ha señalado la importancia de garantizar que este esquema no perjudique ni comprometa a la "habilidad de competir" de las empresas.
También se ha referido el presidente del sector al sector del transporte, y ha apuntado que un transporte "limpio" requiere un enfoque "integrado" por parte de todos los sectores involucrados. De esta forma, ha indicado que el papel del sector energético es aportar combustibles de alta calidad y al mismo tiempo impulsar la transición hacia combustibles bajos en carbono.
Por último, Brufau ha recordado que el objetivo "importante" es la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% en 2030 con respecto a los niveles de 1990, al mismo tiempo que ha instado a tener en cuenta a los países en vías de desarrollo, que tienen "el mismo derecho a la energía que los países desarrollados".