Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El grupo neonazi 'Blood and Honour' declara defender el patriotismo en el juicio contra sus integrantes

Skinhead en el juciocuatro.com
Francisco José L., cofundador de esta asociación junto a Roberto L., ha sido el único que de momento ha querido declarar en el juicio que se sigue en la Audiencia madrileña contra los dieciocho acusados de un delito de asociación ilícita y de tenencia ilícita de armas.
La Audiencia de Madrid ha querido interrogar a 19 presuntos neonazis del grupo "Blood and Honour España", que se enfrentan a penas de entre cuatro y cinco años de prisión y a la petición fiscal de disolución de la asociación por considerar que incita al odio por razones de raza, religión e ideología. Uno de los 19 acusados no será juzgado al haber sido declarado inimputable por haber sufrido un accidente recientemente, según han informado fuentes jurídicas.
Según el relato provisional de los hechos de la Fiscalía, esta organización había sido fundada en diciembre de 1999 en Getafe (Madrid) por dos de los acusados: Roberto L, a quien considera como "auténtico líder" de este grupo de ámbito nacional, y Francisco José L.
Juicio suspendido por problemas técnicos
El juicio contra los presuntos neonazis del grupo "Blood and Honour España" se celebra este miércoles porque tuvo que ser suspendido en la jornada anterior por problemas técnicos, ya que la sala no disponía del aparato reproductor necesario para escuchar algunas de las grabaciones que constan como pruebas en el sumario.
Antes del inicio del juicio, la defensa ha solicitado durante las cuestiones previas la nulidad de las intervenciones telefónicas practicadas por la Policía a algunos de los acusados para demostrar la tenencia ilícita de armas, al considerar que dichas escuchas eran "ilegales".
Sin embargo, la petición de la defensa ha sido rechaza por el tribunal, por lo que las conversaciones grabadas serán reproducidas durante el juicio.