Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blanco: "Fomento no es una compañía aérea ni una agencia de viajes"

El ministro de Fomento, José Blanco, ha defendido la actuación del Gobierno con los afectados por la quiebra de la aerolínea Air Comet. Además, ha señalado que su departamento "no es una compañía aérea ni una agencia de viajes". Asimismo, ha declarado que no puede dar cobertura a todos los que han contratado los servicios de la compañía porque hay plazas vendidas para viajar hasta finales de 2010.
Asimismo, el ministro ha explicado que desde el principio se había establecido que se pondrían vuelos entre los días 22 y 26 de diciembre, y que el objetivo era que la mayoría de esos viajeros (los que tuviesen una situación más urgente), pudieran volar. Mientras, Blanco ha indicado que "han viajado la mayoría de esas personas" y que el Gobierno ha gastado unos 4,5 millones de euros. Así, de las 4.600 personas que tendrían que volar esos días han viajado 4.400.
Del total, 4.175 personas fueron trasladados directamente por vuelos fletados por el Ministerio de Fomento y el resto fueron acoplados en vuelos de otras compañías aéreas. Pese a ello, ha reconocido que muchas personas se han quedado en tierra porque "no han solicitado el poder viajar, bien porque no tuvieron acceso a la información sobre los medios que se ponían o porque han desistido".
La imagen de la CEOE
Sobre los intentos para que Air Comet no quebrara, el ministro ha indicado que se analizaron varias posibilidades y que finalmente con lo ocurrido "no nos hemos sentido correspondidos" por el dueño de la compañía, Gerardo Díaz Ferrán.
Por su parte, sobre la conveniencia o no de que Díaz Ferrán siga al frente de la patronal CEOE, Blanco ha señalado que eso lo han de decidir los miembros de la Confederación, aunque ha dicho que "nos preocupa que se pueda proyectar una imagen negativa de la empresa y de los empresarios españoles".